Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN GALICIA | Europa prepara nuevas medidas para prevenir accidentes

Bruselas quiere prohibir ya buques como el 'Prestige'

La Comisión Europea presentará una lista negra de 65 navíos como advertencia a los armadores

Bruselas quiere convertir la negra estela del Prestige en una oportunidad para endurecer las normas y evitar futuras catástrofes marítimas, o al menos reducir el riesgo de que se produzcan y amortiguar las posibles consecuencias sobre el mar y las costas. La Comisión Europea quiere que los 15 Gobiernos de la UE se comprometan a prohibir en sus puertos de forma inmediata los petroleros monocasco que transporten fuel pesado, como era el caso del Prestige. Se ha confeccionado, además, una lista negra que incluye 65 barcos considerados de muy alto riesgo y que deberían estar fuera de servicio, aunque de momento se trata sólo de "un mensaje claro y fuerte a los armadores". De estar en activo, el buque siniestrado en Galicia no habría aparecido en la lista.

La Comisión Europea quiere que los ministros de Transportes de los Quince, que celebran su próximo consejo en Bruselas el viernes, 6 de diciembre, estudien las nuevas propuestas. Pretenden fomentar la aplicación acelerada de las normas europeas, ya aprobadas pero aún no en vigor. Esas normas prevén la retirada gradual de los barcos de un solo casco y, de hecho, el sector petrolero se está adaptando. En 1999, sólo el 39% de los petroleros que arribaron a puertos europeos era de doble casco y ahora son ya el 51%.

La novedad es que la comisaria de Transportes, Loyola de Palacio, propone una prohibición inmediata para los que transporten fuel pesado y pide una decisión en la próxima Cumbre de Copenhague, que reunirá a los jefes de Estado y de Gobierno los próximos 12 y 13 de diciembre. La presidencia danesa anunció, por su parte, que presentará a los ministros el 6 de diciembre propuestas para reforzar la seguridad marítima, entre las que figura la de prohibir los barcos de un solo casco, informa France Presse.

"Para evitar demoras", dice el documento de Bruselas, la Comisión propone que la prohibición de buques monocasco para el transporte de fuel pesado "se adopte mediante un acuerdo entre las Administraciones marítimas de los países miembros". La recomendación es que se impida el paso a tales barcos tanto en los puertos como en las áreas de anclaje, donde en ocasiones se quedan para repostar y seguir camino, como hizo el Prestige en Kalamata (Grecia) y en Gibraltar este verano para evitar inspecciones.

La propuesta, que la Comisión Europea aprobará el martes próximo y está sujeto aún a cambios de última hora, insiste sobre los controles y reafirma que la obligación de inspeccionar el 25% de los barcos que hacen escala en cada puerto incluye a los navíos que se limitan a hacer estas operaciones. Bruselas no cita expresamente a Gibraltar, pero a raíz del accidente del Prestige sabe que la actividad inspectora del Peñón es meramente simbólica, con dos inspecciones en 2001 sobre los 6.560 barcos que hicieron escala.

La otra gran propuesta de la Comisión será que se difunda una primera lista negra, de 65 barcos peligrosos. En la relación no habría estado el Prestige, porque no sufrió detenciones en los puertos que lo inspeccionaro. Según esta lista, la bandera más peligrosa es la turca, con 25 barcos. Le siguen las islas caribeñas de San Vicente y Granadinas, con 11, y Camboya, con ocho. El grupo más numeroso son los mercantes graneleros, seguido de los de sustancias químicas y los petroleros. Sólo uno de los barcos, el boliviano Gabrielle, es de pasajeros. Las nuevas normas, que entrarán en vigor a mediados del próximo año, prohibirán la entrada en puertos europeos de los barcos de la lista negra. De momento, por tanto, sería sólo una lista indicativa, con la que Bruselas pretende lanzar una advertencia a los armadores y a los países que conceden banderas de conveniencia.

Otra marea negra, la del Erika, en diciembre de 1999, fue el motor de las medidas europeas que están a punto de entrar en vigor. Tras aquella catástrofe y la del Prestige, Bruselas parece haber comprendido que el tráfico marítimo se rige por reglas opacas. Ya hace dos años, ideó un sistema de seguimiento exhaustivo del tráfico marítimo, con una base de datos europea que suministre información instantánea de la identidad de cada barco, su posición exacta y su carga. Su entrada en vigor no está prevista hasta 2004, pero ahora la Comisión Europea quiere anticiparla.

En la carrera por ganar tiempo, Francia, denunciada por Bruselas por no cumplir el 25% de inspecciones, era el único país que todavía no había designado su consejero en la Agencia Europea de Seguridad Marítima, que en el futuro será responsable del seguimiento del tráfico marítimo. Pero París acaba de designar el miércoles a su representante y la primera reunión del consejo de administración de la agencia está prevista para el próximo miércoles.

El PP en el Parlamento Europeo ha preparado una batería de preguntas para presentar a la Comisión Europea en el pleno de Estrasburgo del próximo 17 de diciembre. Quiere más información sobre las ayudas a las víctimas, los territorios exentos de control, los vertidos de la bahía de Algeciras, la situación legal del fuel pesado de alta toxicidad, como el que cargaba el Prestige, y las responsabilidades penales a que pueda dar lugar el siniestro.Mientras tanto, los servicios de Medio Ambiente, que dirige Margot Wallström, han pedido a España un estudio cofinanciado sobre el impacto medioambiental de la catástrofe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de noviembre de 2002