Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN GALICIA | Los preparativos de los municipios costeros ante la marea negra

La Xunta prepara tres depósitos para recoger la avalancha de crudo

La Consejería de Medio Ambiente de la Xunta ha dispuesto que se preparen los depósitos de tres empresas, Repsol, Portvigo y Forestal del Atlántico, para almacenar en sus instalaciones una avalancha de crudo, en caso de que el grueso de la marea negra dejada por el Prestige antes de hundirse llegue a las costas gallegas.

El miércoles pasado, el director general de Calidad y Evaluación Ambiental, José Luis Díez Yañez, convocó a expertos y gestores de residuos de toda España en Santiago de Compostela para que contribuyeran a ofrecer soluciones de tratamiento del vertido si se produce una situación de emergencia. El fuel se encontraba ayer a 40 millas de Finisterre.

Ningún gestor registrado de residuos tóxicos acepta de buen grado hacerse cargo de un alud de desechos. No es apetecible, pero las empresas que mejores condiciones reunían para hacerlo se han prestado voluntariamente ante los requerimientos de la Xunta, aunque tarden en cobrar sus servicios de las aseguradoras del Prestige.

La compañía Repsol ha ofrecido a la Xunta un tanque con capacidad para 10.000 toneladas y la posibilidad de disponer de otro similar si fuera necesario. Portvigo, especializada en la recogida y tratamiento de sentinas procedentes de buques, ha ofrecido un depósito de 1.200 toneladas, y Forestal del Atlántico, ubicada en el municipo de Mugardos dispone de un almacén para 7.000 toneladas, que podría duplicarse.

Según uno de los expertos que acudió a la reunión, el problema más urgente a resolver era la habilitación de depósitos para el almacenamiento de los restos de marea negra, que es un residuo clasificado como peligroso (el crudo que contiene PCB) mezclado con cloruros y sodio y otras sales marinas.

No improvisar

El tratamiento de estos residuos es una cuestión más compleja que "no se puede improvisar", según el experto. Una de las alternativas que ya se aplica es su combustión en plantas de cerámica y su conversión en un producto inerte en forma de ladrillo con medidas no comerciales para que no se le pueda confundir con los utilizados en construcción.

La mayor dificultad para recuperar el crudo, en porcentajes elevados de pureza, susceptible de ser refinado, es la complejidad de su absorción y su transporte. Hay que calentarlo para disminuir su viscosidad y procesarlo como cualquier otro fuel oil.

Otra solución es la denominada stepping o "arrastre con vapor". En el proceso de calentamiento, se recuperan los vapores por un lado y la arena por otro.Existe otro procedimiento llamado land farming, que consiste en extenderlo sobre grandes espacios para que acabe biodegradándose por efecto de la intervención de bacterias. Su capacidad es limitada. No se recomienda porque requiere grandes espacios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de noviembre de 2002