Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los técnicos ministeriales avalaron el depósito de documentos en Cataluña

Pujol asegura que no cejará en el empeño de recuperar los 'papeles de Salamanca'

Se conservan en Salamanca documentos que no guardan 'relación sustancial' con la guerra civil y que 'podrían depositarse en Cataluña', de donde fueron expoliados por las tropas de Franco. Ése es el parecer, puesto por escrito, de los dos técnicos nombrados por el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) para examinar, junto a los designados por la Generalitat, la reivindicación catalana sobre parte de los fondos del Archivo General de la Guerra Civil.

La resolución del patronato del Archivo General de la Guerra Civil negando el traslado de cualquier documento a Cataluña y dando por 'zanjada la cuestión' se justificó, según una nota divulgada el pasado lunes por el MEC, en el hecho de que los trabajos de la comisión técnica habían concluido sin acuerdo y que cada una de las partes había emitido dictamen por separado y no existía, por tanto, 'una propuesta unitaria sobre la que se pudiera pronunciar'.

Sin negar las profundas discrepancias que separan a las partes -los historiadores Antonio Morales y Carlos Dardé por el patronato del archivo, dependiente del MEC, y Joan B. Culla y Borja de Riquer, por la Generalitat-, fuentes que conocen los trabajos de la comisión técnica señalaron ayer que existían puntos de acuerdo que el patronato del archivo en su reunión del lunes no entró a valorar y que fueron omitidos en la nota divulgada por el ministerio.

Aceptado por todos como 'inicial criterio de trabajo que toda la documentación concerniente a la guerra civil permaneciese en Salamanca', la comisión orientó sus trabajos, según las fuentes informantes, a la elaboración de un 'listado de documentos catalanes no vinculados' a la contienda susceptibles de ser 'cedidos en depósito al Archivo Nacional de Cataluña'.

Se abrió entonces un debate en el que las aportaciones de las partes se concretaron en sendos listados, relativamente amplio el que elaboraron los representantes de la Generalitat -no representaba ni la décima parte de los fondos de origen catalán que existen en Salamanca, según las misma fuentes-, más restrictivo el de los comisionados por el MEC. Estos últimos, bajo el épigrafe 'documentación que podría depositarse en Cataluña al no tener relación sustancial con el tema que justifica la existencia del Archivo de Salamanca', relacionaban diez legajos del 'inventario de la documentación de la Generalitat de Cataluña, apartado Estatuto de Cataluña ' y nueve carpetas del 'inventario de la sección político social de Barcelona de 1948'. Esos legajos y carpetas figuraban también en el listado de la representación catalana, por lo que, al menos en ese reducido número de documentos, había un acuerdo del que nada se decía en la nota del MEC. Preguntado ayer al respecto, el portavoz del ministerio prometió una respuesta que anoche no había facilitado. Morales y Dardé no pudieron ser localizados ayer por este diario en las múltiples llamadas realizadas a sus domicilios en Madrid y Cantabria, respectivamente.

La resolución adoptada el lunes por el patronato del Archivo General de la Guerra Civil provocó ayer nuevas reacciones, de satisfacción general en Salamanca y de crítica unánime en Cataluña, con la única excepción del PP. Jordi Pujol manifestó que el Gobierno catalán no renunciará nunca a recuperar los documentos, y aseguró que 'habrá una solución política' a este conflicto porque 'nadie puede dar el tema por cerrado definitivamente'. No obstante, el presidente catalán lamentó que este problema persistirá 'mientras no se arranque de la mentalidad de la gente la idea del derecho de conquista' y se resuelva el papel de Cataluña en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de julio de 2002