Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad ordena la retirada de 118 productos 'naturales' que se venden sin autorización

Los compuestos, usados para adelgazar o contra el cáncer, se comercializan en herboristerías

La Agencia Española del Medicamento comunicó ayer a las comunidades autónomas la retirada de 118 productos ilegales. Los compuestos, que se venden en herboristerías, tiendas naturales, a domicilio y por venta directa, se anunciaban como 'sustancias naturales' para adelgazar, remedios para la gripe, el cáncer, el Alzheimer y el sida, entre otras enfermedades que supuestamente curaban o aliviaban. La ministra de Sanidad, Celia Villalobos, aconsejó ayer a los usuarios de productos de medicina natural que consulten a su médico y comprueben la composición de los productos que consuman.

La mayoría de los productos retirados se comercializan como 'naturales cuando lo que tienen son sustancias medicamentosas que requieren un control médico de la Agencia Española de Medicamentos que no tienen', especificó Villalobos, quien advirtió de que 'en otros casos se trata de productos que tienen componentes directamente dañinos'.

Según fuentes de Sanidad las 118 sustancias retiradas 'no son peligrosas para la salud'. 'De ser así, habríamos actuado de otra manera más contundente. Se trata más bien de un engaño, de un timo' que se 'aprovecha' de la creencia de que un producto, por ser natural, no tiene efectos adversos y puede ser igualmente útil en el tratamiento de enfermedades para las que, hasta el momento, sólo se ha demostrado la efectividad de los medicamentos vendidos en farmacias, indicaron en el Ministerio.

Además de la falta del preceptivo registro de Sanidad, se han detectado en los envases especificaciones ('para el cáncer', 'para el sida') que están prohibidas en sustancias que no sean medicamentos, y otras deficiencias en el etiquetado.

La investigación de la Agencia comenzó el pasado 5 de marzo, cuando se detectaron tres productos adelgazantes, el Onesan, Biomenat y Elixir, que se vendían a domicilio sin permiso sanitario. Aunque se comercializaban como 'jarabe de extractos vegetales', los análisis del Instituto Nacional de Toxicología demostraron que los tres productos contenían un peligroso cóctel de fármacos. Entre ellos había estimulantes como la cafeína, hormonas prohibidas por sanidad como el tiratricol (un activador del tiroides), anestésicos como la benzocaína, diuréticos como la bumetanida, norefedrina (un descongestionador nasal que también se usa para redudir el apetito) y buspirona (un ansiolítico). Por todo ello deberían ser considerados como medicamentos, y ser aprobados por el Ministerio de Sanidad.

Las pesquisas de la Agencia llevaron hasta la empresa Nutrispain SL, situada en la localidad de Lliria (Valencia). Esta empresa es fabricante de 106 de los 118 productos retirados, aunque Sanidad reconoce que en el momento de la inspección no se encontró 'ninguno de los tres productos motivo de la visita'. Nutrispain (empresa del grupo de Nutrimed) sólo tiene registro de industria de alimentos y no de productos farmacéuticos, según la Generalitat valenciana.

Sin fin alimentario

La Consejería de Sanidad valenciana realizó el 6 de marzo una inspección en la firma, en la que detectó nuevos productos farmacológicos 'que no tienen finalidad alimentaria por su forma de presentación o características farmacológicas y cuentan con nombres que inducen a pensar que tiene una finalidad sanitaria'. El gerente de Nutrispain SL, Juan Carlos Traver, lamentó ayer que ninguna autoridad sanitaria les había comunicado la retirada de sus productos.

'Además de la fábrica de Valencia, se han encontrado otros productores y distribuidores en el País Vasco y Cataluña' relacionadas con los tres supuestos productos adelgazantes que iniciaron la investigación, según fuentes de Sanidad.

La Agencia Española del Medicamento continúa trabajando sobre el resto de productos ilegales. Su objetivo es 'la identificación de las empresas implicadas, números de registro utilizados, actividades, procesos de elaboración, distribuidores', de acuerdo con el Ministerio.

De momento, el control se centra en la Comunidad Valenciana, Aragón, Cataluña y País Vasco, pero Sanidad no descarta 'la implicación de cualquier otra empresa ubicada en otra comunidad, ya que la investigación está en curso y no se ha cerrado aún', de acuerdo con una nota del departamento.

También la Generalitat de Cataluña ha iniciado una investigación de una fábrica en la que se producen tres de las sustancias retiradas, según afirmó ayer el director general de Farmacia catalán, Joan Serra

Villalobos aclaró que la operación de retirada de productos 'no es un ataque a la medicina natural, ni a la medicinas de plantas, sino que hay cosas dañinas o que se venden como lo que no son y sin control'. La ministra aconsejó a los usuarios que 'miren bien lo que se están tomando y que se fíen de los médicos naturistas, que saben cuáles son productos naturales y cuáles no'.

Esta información ha sido elaborada por Emilio de Benito (Madrid), Oriol Güell (Madrid) y Jaime Prats (Valencia).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002