Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Científicos de la National Geographic hallan en Perú un gran complejo arqueológico inca

El descubrimiento ha sido presentado como el más importante realizado desde 1964

Una expedición científica auspiciada por la National Geographic Society informó el lunes del hallazgo del mayor complejo arqueológico en la zona selvática del departamento del Cusco, en Perú. Según los investigadores -americanos, británicos y peruanos-, el complejo de Corihuayrachina fue posiblemente una fortaleza desde donde los incas resistieron la dominación española. El hallazgo fue presentado como el mayor y más importante yacimiento inca descubierto desde 1964. El complejo se encuentra a unos 35 kilómetros al suroeste de la ciudadela de Machu Picchu.

La National Geographic Society, que auspició la expedición científica llevada a cabo durante 2001, dio a conocer el lunes imágenes de los diversos descubrimientos en el complejo de Corihuayrachina y una parte del documental Momias inca: secretos de un imperio perdido, que se difundirá el próximo mes de mayo en su propio canal de televisión.

En el complejo de Corihuayrachina -palabra quechua que significa oro sometido al viento para fundirse-, que tiene una extensión de seis kilómetros cuadrados y está a 3.300 metros sobre el nivel del mar, la expedición, encabezada por el arqueólogo estadounidense Peter Frost y el peruano Alfredo Valencia, descubrió doce zonas arqueológicas.

Según explicó Frost en una conferencia de prensa celebrada en el Museo de Arqueología, Antropología e Historia, en esas zonas se hallaron restos de edificios circulares, almacenes, talleres de cerámica, tumbas, así como restos óseos y de objetos de cerámica.

El científico precisó que el complejo posee más de cien estructuras, entre las que también hay plataformas ceremoniales, cementerios, terrazas, canales de riego, una represa y una pirámide truncada, repartidas en las doce zonas arqueológicas que se han hallado hasta ahora.

Resistencia

Corihuayrachina está situada en el distrito de Santa Rosa, en el departamento de Cusco, unos 1.000 kilómetros al sureste de Lima, en una región que se constituyó como último baluarte de los incas en su defensa contra la conquista española, que se prolongó hasta 1572.

Frost explicó que los estudios en el complejo arqueológico se reanudarán en junio, con una expedición también de la National Geographic Society, que debe ratificar los indicios de que la ciudad habría sido también una base de resistencia a los conquistadores españoles.

El peruano Alfredo Valencia comentó que nada se puede asegurar y que es muy difícil establecer por ahora, mientras no se hagan más estudios, si el lugar fue un asentamiento inca de resistencia. No obstante, consideró que por lo inexpugnable del lugar se puede señalar que fue así.

El científico peruano dijo que, según las investigaciones, Corihuayrachina tuvo tres etapas de ocupación: la primera, previa a los incas; la segunda, que denominó de intermedio tardío, contemporánea a los incas (1400-1450), y una tercera que pudo ser inca-colonial.

Según National Geographic, la ciudad descubierta es el mayor y más importante yacimiento inca hallado desde que Gene Savoy exploró Vilcabamba la Vieja en 1964, en la misma región cusqueña, lugar donde Manco Inca estableció la resistencia contra los españoles.

Precisamente, el pasado mes de febrero se informó del descubrimiento de la capital perdida del último reino inca, Vilcabamba la Grande, cerca también de Machu Picchu. Dicho hallazgo se encuentra a unos 80 kilómetros en línea recta de las monumentales ruinas de la ciudadela de Machu Picchu. En ese lugar fueron encontrados los restos de la mítica capital perdida de los incas, identificada tras cuatro expediciones dirigidas por el historiador gallego Santiago del Valle. En esta ciudad fortaleza se refugió Manco Inca y desde ahí lideró un movimiento de insurgencia contra la dominación española, hasta ser vencidos

Asistieron también a la conferencia de prensa del lunes el vicepresidente ejecutivo de National Geographic Society, Terry García, y el vicepresidente de Perú, Raúl Diez Canseco, también ministro de Industria, Turismo y Relaciones Comerciales Internacionales. Diez Canseco agradeció el apoyo de la organización científica por su aportación a un descubrimiento que favorecerá el incremento del turismo hacia este país andino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de marzo de 2002