Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso argentino admite a trámite las demandas contra la Corte Suprema

El dictamen de la acusación será trasladado al Senado, la Cámara que dictará sentencia

La hoja de la guillotina de la crisis, que ha hecho rodar en menos de dos meses las cabezas de dos titulares del Ejecutivo, está ya limpia, aceitada y lista para segar la cabeza del Poder Judicial. La Cámara de los Diputados admitió a trámite las demandas de juicio político con las denuncias que consideró más graves y mejor fundamentadas sobre las 42 finalmente recibidas. El dictamen de acusación aprobado por la mayoría de la Comisión debe ser ratificado luego por los dos tercios de los diputados presentes en la sesión antes de que el proceso se traslade al Senado, la Cámara de sentencia.

El presidente de la Corte Suprema, Julio Nazareno, y el vicepresidente, Eduardo Moliné, denunciaron en comisaría que recibieron 'amenazas' en las que les advertían de que les iban a 'colgar a todos' si no renunciaban. El ministro de Justicia, Jorge Vanossi, dijo en un comunicado oficial que 'el Gobierno tiene el firme propósito de preservar el normal funcionamiento de todas las instituciones y la seguridad de sus integrantes y familiares'. Nazareno no durmió anoche en el piso familiar del barrio Norte de Buenos Aires para evitarse la cacerolada de los jueves frente al palacio de los tribunales, que recorre luego los edificios donde residen algunos miembros del Supremo.

Para todos, inclusive para los acusados, el proceso no es más que una formalidad. Sólo se especula sobre las opciones que tienen antes de que les condenen. Cinco de ellos iniciaron los trámites para acogerse a la jubilación y estaban dispuestos a renunciar, pero ahora no saben cómo responder a la embestida. Los jueces que el pasado viernes declararon 'inconstitucional' el llamado corralito bancario, que impone restricciones a la retirada de depósitos y ahorros, se sienten a su vez acorralados porque no les han dejado ninguna puerta de salida. El diputado peronista Eduardo di Cola estima que 'alcanza con ese último fallo para acusarles por mal desempeño de sus funciones, pero hay cargos tan o más graves que ése'.

En algunos casos, las pruebas de la acusación son evidentes. El abuso de autoridad es manifiesto en fallos como el que libró de prisión y de proceso al ex presidente Carlos Menem. El recurso que llegó a la consideración de la Corte Suprema fue presentado por la defensa del cuñado de Menem, Emir Yoma, pero el tribunal aprovechó la oportunidad y extendió la resolución de modo que cubriera y protegiera como un paraguas a todos los involucrados en la supuesta 'asociación ilícita' responsable de la venta ilegal de 6.500 toneladas de armas a Ecuador y Croacia entre 1991 y 1995. Inclusive se permitió veladas amenazas a la prensa por desarrollar su propia investigación. Esa sentencia lleva la firma, entre otros miembros, de Nazareno.

En el Parlamento circula ya la lista de los jueces suplentes que podrían hacerse cargo interinamente de los sitios vacantes en el Tribunal si se impone la suspensión transitoria de alguno de los acusados. Cada tres años, la propia Corte renueva el listado de conjueces que nombra el Ejecutivo con acuerdo del Senado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de febrero de 2002