Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

'Rumsfeld no es un tribunal para decidir sobre los presos talibanes'

La situación jurídica de los presos talibanes y de la organización Al Qaeda en Guantánamo (Cuba) debe ser aclarada por un tribunal y no por una decisión personal del secretario estadounidense de Defensa, Donald Rumsfeld, señaló ayer en entrevista con EL PAÍS el director ejecutivo de Human Rights Watch (HRW), Kenneth Roth.

Roth, cuya organización ha pedido permiso al Gobierno de Bush para visitar a los detenidos en Guantánamo y no ha obtenido respuesta, señaló que el secretario de Defensa de EE UU 'rechaza aplicar la Convención de Ginebra a los detenidos de Al Qaeda, en violación de sus derechos', y añadió que 'Rumsfeld, con un micrófono en la mano, no es un tribunal competente para decidir si los presos talibanes y de Al Qaeda son prisioneros de guerra o no'.

Para el responsable de la organización humanitaria con sede en Washington, la situación de Guantánamo 'es sólo la punta del iceberg' de la política de la Administración Bush, 'que consiste en una revisión radical de la ley internacional'. Según Roth, EE UU no está interesado en quedar vinculado de ninguna manera por algún tipo de ley y tratado internacional, aunque, al mismo tiempo, exige respeto a los demás países hacia esa legislación. 'Además, la actuación de los estadounidenses puede poner en aprietos a las tropas internacionales en Afganistán. Si estos soldados son capturados pueden no ser reconocidos como prisioneros de guerra'.

Sobre el modo de combatir el terrorismo internacional, Roth opinó que 'hay muchos medios que se pueden utilizar, incluyendo las acciones militares y el incremento de la vigilancia, pero no es necesario violar los derechos humanos'. Según Roth, hay tres puntos en los que la comunidad internacional está errando en su reacción contra el terrorismo internacional desatada tras el 11 de septiembre. 'Se está utilizando la excusa del terrorismo para justificar la represión', y citó como ejemplo las acciones de Robert Mugabe en Zimbabue, de Vladímir Putin en Chechenia, o de China, Indonesia y Egipto. 'Además, los grandes países de Occidente están tolerando los abusos de los derechos humanos por parte de sus compañeros en la coalición internacional'. A este respecto, Roth recordó cómo nada más producirse los atentados del 11 de septiembre, el canciller alemán, Gerhard Schröder, y el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, señalaron que era necesario 'reconsiderar' el papel ruso en Chechenia.

Para Roth, 'es una situación parecida a la que se daba en la guerra fría', en la que a las potencias no les importaba lo que hicieran sus aliados con tal de que estuvieran en contra de la otra potencia. Roth advirtió de que tanto en EE UU como en Europa se ha producido una disminución de las libertades civiles que afecta especialmente a los inmigrantes.

Para el director de HRW, España, debido a su papel en la presidencia de la Unión Europea, va a jugar en los próximos meses un importante papel, especialmente en lo referido al examen que hará la Comisión de Derechos Humanos de la UE sobre la situación en Chechenia. Además, Roth pidió a Madrid que no apoye el trato que se da a los presos de Guantánamo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de enero de 2002