El plan de choque de Sanidad no logra reducir las listas de espera al nivel de 2000

El Gobierno ha dedicado más de 15.000 millones a pagar horas extras y centros concertados

El plan de choque contra las listas de espera, lanzado en marzo por el Ministerio de Sanidad con un coste de 15.000 millones, ha logrado reducir la cifra de pacientes del Insalud en espera, pero sin alcanzar los niveles de 2000. Así, mientras los tres grandes bloques de demora (cirugía, pruebas diagnósticas y consultas externas) han descendido su cifra de ocupación respecto al punto de partida del plan; éste, a dos semanas de las transferencias sanitarias, no ha conseguido ni rebajar las listas hasta las cotas de diciembre pasado ni a las de mayo de 2000, cuando la ministra Celia Villalobos ocupó su cargo. Un avance frente al año pasado corresponde, con todo, al descenso de la demora media en cirugía (de 63 a 56 días).

Más información
Andalucía recorta su lista un 25%
Un estudio resalta la necesidad de reducir las listas de espera en Europa
El PSOE critica la falta de fondos del plan contra las listas de espera
Las listas de espera seguirán un modelo único en toda España

'Los pacientes son personas; por eso, más que el número de los que esperan, importa cuánto esperan', afirmó el director general del Insalud, Josep Maria Bonet al presentar los datos ayer en la Comisión de Sanidad del Congreso.

El director del Insalud, territorio al que corresponden 10 comunidades (38% de la población), declaró que 'no debe haber un objetivo de espera cero', porque ello supondría la existencia de 'personal ocioso' y una mala utilización de los recursos, y recordó satisfecho que un retraso de 56 días en cirugía es el menor desde que se controla esta variable.

La portavoz socialista en la Comisión de Sanidad, Matilde Valentín, no compartía en absoluto esta impresión. 'Desde que es ministra Celia Villalobos, la lista de espera quirúrgica ha aumentado en casi 6.000 personas, la de las principales pruebas diagnósticas en 50.000, y la de consultas con un especialista en 45.000', recalcó.

Valentín insistió además en que 'todos los meses' pedía al Ministerio de Sanidad los datos de las listas de espera, sin que hubiera obtenido respuesta más que en mayo y diciembre del año pasado, y en enero, marzo y junio de éste. La portavoz del PSOE se lamentó de la 'poca transparencia y opacidad' del Sanidad, sobre todo hacia los pacientes, 'personas con nombres y apellidos' a los que no se les da 'información ni respuesta', afirmó. 'Con ello, se retrasa su mejoría'.

El sistema de control y evaluación de listas de espera será especialmente importante cuando se completen las transferencias sanitarias el mes que viene. El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ya ha establecido unas normas para su seguimiento. 'A mí me gustaría dar cifras trimestrales y no cada seis meses', coincidió Bonet.

El director del Insalud comparó en gran parte sus cifras con la situación que había en marzo, cuando las listas de espera eran mayores que nunca y Sanidad presentó un plan de choque que llamó Avance. Ese programa ha dedicado más de 15.000 millones de pesetas a 'autoconciertos' (jornadas extraordinarias que se efectúan en los mismos centros del Insalud) y a concertar intervenciones y actuaciones con otras instituciones. Estos son los principales indicadores de las listas de espera.

- Cirugía. El crecimiento de la lista de espera quirúrgica en 5.916 personas (ver gráfico) desde mayo de 2000 tiene una lectura positiva, según el Insalud, ya que en marzo pasado la situación aún era peor y había 169.906 pacientes en espera. Con el plan se redujeron 11.677. La cifra actual, 158.229, 'es exactamente un solo paciente más que en diciembre de 2000'. Asimismo, la demora ha pasado de 63 días a 56 en 18 meses. Esta bajada es 'fundamental' teniendo en cuenta que la población atendida por el Insalud ha aumentado en unas 300.000 personas durante el mismo periodo, según Bonet. Con el plan de choque, la lista de espera quirúrgica de más de seis meses se ha reducido un 50%.

- Cirugía cardiaca. Su descenso ha sido especialmente significativo. De 700 personas pendientes de una operación de corazón a finales del año pasado se ha pasado a 381. Y la demora ha bajado de 170 días a 27.

- Pruebas diagnósticas. En enero había 132.514 pacientes esperando las cuatro pruebas diagnósticas más indicativas: ecografías, mamografías, TAC (tomografía axial computerizada) y resonancia magnética nuclear, según datos facilitados al PSOE por Sanidad. En noviembre eran 182.664, de acuerdo con el Insalud. Tan solo en el caso de la resonancia la lista a finales de año es menor que la de principios.

La demora media en dos de las pruebas (TAC y resonancia) ya es menor o igual a 18 días, el objetivo fijado por Villalobos en octubre del año pasado. Sin embargo, la espera en mamografías (25 días) y en ecografías (28 días) es superior a los objetivos fijados por la ministra (15 y 20 días respectivamente).

- Consultas externas. El plan de choque ha reducido el número de enfermos que esperan a ser llamados por un especialista de casi 630.852 en junio a 604.769 en octubre. Sin embargo, no ha alcanzado las cifras de enero pasado (576.000) y aún menos las de mayo de 2000, cuando había en esta lista de espera 559.172 personas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS