Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPACIO

El primer turista del espacio cumple su sueño

Rusia le envía como tripulante de la 'Soyuz' pese a la oposición de la NASA

'¡Qué golpe de adrenalina!', exclamó Mike, el hijo de Tito, al ver cómo el cohete ruso desaparecía cual bólido sobre el cosmódromo de Baikonur. 'Si para mí es algo increíble, ya me imagino lo que habrá sentido mi padre', agregó Mike, de 26 años. Al histórico lanzamiento asistieron 25 amigos y familiares del multimillonario, entre ellos, su ex esposa Suzanne -con quien tuvo dos hijos y una hija-, y Dawn Abraham, su actual compañera. 'No lo puedo creer, pero es real. Ahora lo único que quiero saber es si está OK', dijo.

La respuesta no se hizo esperar: 'Joroshó (Bien)', contestó en ruso Tito al controlador que le preguntó en inglés cómo se sentía.

Nueve minutos después del lanzamiento, la nave se separó del cohete portador y entró en órbita. Baturin, Musabáyev y Tito deberán viajar al menos dos días hasta la Estación Espacial Internacinal (ISS), que en su apogeo está a casi 390 kilómetros sobre la superficie terrestre. En viaje, Tito será operador de sistemas, o sea responsable de las comunicaciones.

Ritos

Tito, un financiero californiano, cumplió con los ritos de todos los cosmonautas rusos: el viernes vio con sus compañeros la película El blanco sol del desierto, y ayer por la mañana dejó estampada su firma en la puerta de la residencia. El autobús que les llevaba a la rampa de lanzamiento se detuvo a medio camino para que los tripulantes pudieran bajarse a orinar sobre una rueda. Esta tradición la impuso Yuri Gagarin hace 40 años, y como su lanzamiento fue un éxito los rusos creen que imitar al primer hombre que voló al espacio trae suerte.

La tripulación de la Soyuz espera que para el lunes estén ya solucionados los problemas en el sector estadounidense de la estación internacional y que el transbordador Endeavour haya comenzado su vuelo de regreso. Si no, y a exigencia de la NASA -que durante largo tiempo se opuso al vuelo de Tito y hasta el último momento pedía al menos su aplazamiento hasta que los tres ordenarores de control funcionaran normalmente- la nave rusa permanecerá en vuelo autónomo otro día, y se acoplará el martes, una vez que el Endeavour haya abandonado la ISS. La NASA cree que es peligroso que la Soyuz trate de atracar mientras el transbordador siga acoplado, ya que para lograrlo deberá pasar a menos de siete metros del Endeavour, con el consiguiente riesgo de choque.

Tito, más que un turista, se considera un 'viajero espacial', y cree que su vuelo abrirá una nueva etapa en la cosmonáutica, que permitirá a ciudadanos privados volar al espacio. El financiero resta importancia al conflicto que surgió entre la NASA y Moscú, y piensa que su vuelo reforzará las relaciones ruso-estadounidenses. Comentando los intentos de EE UU por impedir su viaje, Tito señaló con humor que en su país 'protegen a las personas incluso de ellas mismas' y que en este aspecto 'en Rusia hay mucha más libertad'.

El principal objetivo de la misión de Buturin, Musabáyev y Tito es llevar a la ISS la nueva Soyuz TM-32, que permanecerá acoplada como nave salvavidas en caso de que los astronautas se vieran obligados a abandonar el complejo orbital. De cápsula de salvamento ha hecho, hasta ahora, la Soyuz TM-31, la nave que el año pasado llevó a la primera tripulación de la ISS.

Tito se dedicará en la ISS a hacer lo que todo buen turista: sacar fotos. Grabará en vídeo y fotografiará a la tripulación, la Tierra, el espacio. Y escribirá sus impresiones en un diario. El financiero lleva siete discos de ópera y uno de los Beatles.

Los compañeros del intruso

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de abril de 2001

Más información