Un millonario estadounidense de 60 años, primer turista espacial

Rusia desoye a la NASA y confirma el viaje del primer 'turista espacial' de la historia

'La suerte de Tito ya está determinada: volará. Lo que se puede discutir es qué hacer con la nueva categoría de astronautas turistas que ha surgido. Esto es algo que no figuraba en los acuerdos que suscribimos con los otros participantes en el proyecto de la ISS y, por ello, en el futuro deberemos fijar cuál será el procedimiento para enviar turistas al espacio', declaró a El PAÍS Konstantín Kreidenko, portavoz de la Agencia Espacial de Rusia. 'Nosotros partimos de la base de que lo que no está prohibido, está permitido. Y en los acuerdos firmados por nosotros no hay ningún punto que nos prohíba enviar en nuestra nave quien queramos. Por lo tanto, Tito viajará a fines de mes en la Soyuz. Por lo demás, vuela en una nave rusa y lo hace rumbo a un módulo ruso, el Zvesdá ', añadió.

Más información
La NASA pierde contacto con la Estación Espacial por un problema informático
El primer turista del espacio cumple su sueño
La ISS ya está en condiciones de recibir a la nave 'Soyuz' de Tito
La NASA permite al turista espacial entrar en su zona de la ISS
El segundo turista espacial vuela ya hacia la Estación Espacial Internacional

Tito, de 60 años, había firmado un contrato con los rusos para volar a la estación Mir. Pero cuando quedó claro que la estación rusa sería hundida -23 de marzo de 2001-, la Agencia Espacial rusa decidió enviar al multimillonario financiero a la ISS. La cifra exacta que le costará el viaje al cosmos no se ha revelado oficialmente, pero se estima que es de 20 millones de dólares (unos 3.700 millones de pesetas). De esta cifra, Tito habría pagado ya las dos terceras partes y el último tercio deberá abonarlo tras regresar a la Tierra.

La NASA se opone al vuelo de Tito, argumentando que constituye una amenaza para la seguridad de la nave Soyuz, cuyo lanzamiento está previsto para el 28 de abril desde Baikonur, y de la ISS. Los estadounidenses sostienen que su compatriota turista no tiene la preparación necesaria y que habla mal el ruso, por lo que han propuesto postergar el viaje de Tito hasta finales de año.

Los rusos, sin embargo, aseguran que Tito ha pasado con éxito el programa de preparación de cosmonautas en la Ciudad de las Estrellas (cerca de Moscú), y consideran que está preparado para el viaje. En cuanto a la preocupación de los estadounidenses por el mal conocimiento que, según ellos, tiene Tito del idioma ruso, simplemente les causa risa.

Los programas espaciales de Rusia no recibían últimamente una financiación adecuada. La Mir daba bastante dinero gracias a los vuelos de astronautas de otros países, por los que Rusia cobraba millones de dólares. Pero con el hundimiendo de la veterana estación orbital estas ganancias desaparecieron. De ahí que Moscú esté sumamente interesado en obtener dinero aprovechando los vuelos de la Soyuz para enviar a personas que están dispuestas a pagar por ello.

Las Soyuz cumplen en el nuevo complejo orbital internacional el papel de nave de salvamento, que permitirá escapar a los astronautas en caso de que una emergencia los obligue a abandonar la ISS. Durante el vuelo de dos días hacia la ISS, Tito será responsable en la Soyuz del funcionamiento de los sistemas de radio y telecomunicación.

El escándalo en torno al vuelo del primer turista espacial ha agriado las relaciones entre la Agencia Espacial rusa y la NASA. En protesta por la oposición de EE UU al viaje cósmico de Tito, los otros dos miembros de la tripulación, Talgat Musabáyev, comandante de la nave, y Yuri Baturin, ingeniero de a bordo, se declararon en huelga en marzo, pocos días antes del hundimiento de la Mir, cuando pasaban entrenamientos en el Centro Espacial Johnson en Houston.

En Rusia, los representantes de la NASA en el Centro de Preparación de Cosmonautas Yuri Gagarin, también en señal de protesta, abandonaron la Ciudad de las Estrellas el 12 de abril, poco antes de que el presidente Vladímir Putin llegara a los festejos que allí se celebraban con motivo del 40º aniversario del primer vuelo del hombre al espacio.

Dennis Tito.
Dennis Tito.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS