Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEGURIDAD ALIMENTARIA

El Comité Científico de la Unión Europea recomienda prohibir el chuletón de vaca

Los expertos critican que Europa no haya aplicado con rigor las medidas contra la encefalopatía

El riesgo que comporta para la salud dejar que el espinazo de las vacas entre en la cadena alimenticia ya fue analizado en 1997 por este mismo Comité Científico Director, formado por ocho expertos independientes. De hecho, siguiendo las instrucciones de los expertos, el chuletón de vaca quedó entonces prohibido en el Reino Unido y en Portugal.

El creciente número de casos de reses enfermas por la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) o mal de las vacas locas llevó a Francia a extremar sus medidas de precaución prohibiendo el año pasado el espinazo y condujo al conjunto de la UE a preguntarse en diciembre pasado si no sería conveniente seguir los pasos franceses. A esta pregunta contestó el Comité Científico el viernes pasado en un comunicado que se dio a conocer ayer y que se puede consultar íntegramente en Internet (http://europa.eu.int/comm/food/fs/sc/ssc/out157_en.pdf ).

Igualmente, la ministra española de Sanidad, Celia Villalobos, había recomendado recientemente evitar en la elaboración de los caldos el uso del espinazo y de los huesos de caña. Estos últimos no entrañan ningún riesgo desde el punto de vista científico, pero sí, efectivamente, la columna vertebral de las vacas mayores de un año, aunque la ministra se adelantó en sus conjeturas a los científicos. La razón es que hay una estrecha relación con la raíz de los ganglios dorsales y hay riesgo de contaminación cruzada con el material de la médula espinal, que es ahora un material específico de riesgo (MER), es decir que debe ser retirada de la cadena alimenticia según las normas de la UE.

El chuletón de vaca, según el comité, debe evitarse mientras no quede demostrado que el animal tiene mínimas posibilidades de estar incubando la EEB, al estar, por ejemplo, sometido a un estricto control que asegure que no ha consumido harinas animales. Estas harinas son el principal agente infeccioso del mal de las vacas locas.

'Lo esencial de nuestro informe es que se insiste en la necesidad de aplicar con rigor las medidas disponibles en Europa para atajar el mal', explica Pere Puigdomènech, miembro del Comité Científico y director del Instituto de Biología Molecular de Barcelona.

Los científicos creen que la situación está controlada, por ejemplo, en el Reino Unido, país donde surgió la epidemia y que registra todavía el mayor número de casos de EEB. Por esta razón, la UE levantó el año pasado la prohibición de exportar carne y huesos de vaca procedentes de aquel país y sus ciudadanos han podido volver sin temor a su preciado chuletón. En España, donde se suele consumir carne de ternera muy joven, no se suele consumir tanto este plato, aunque sí en regiones del Norte.

La pelota está ahora en el alero de la Comisión Europea, que es la que debe decidir si propone ampliar la lista de los MER. Ésta incluye el cráneo, los tendones, la médula espinal, los intestinos y el ileón de las vacas mayores de un año y el bazo de las ovejas y cabras de todas las edades. Estos MER deben ser forzosamente retirados y destruidos desde el 1 de octubre pasado. Incluir la columna vertebral podría ser un trámite sencillo y rápido, como se hizo en diciembre al añadir los intestinos, un MER desde el 1 de enero pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de enero de 2001