Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEGURIDAD ALIMENTARIA

Los ganaderos exigen al Gobierno la inmediata puesta en marcha de un plan de ayudas

El PSOE reclama que se incluya en el Presupuesto del Estado una partida de 100.000 millones

Ganaderos, mataderos y productores de piensos exigieron ayer al Gobierno una rápida intervención para hacer frente a la profunda reestructuración que supondrá para sus sectores las medidas acordadas el lunes por los ministros de Agricultura de la UE para atajar el mal de las vacas locas. A esta exigencia del sector cárnico, los agricultores sumaron su petición de que la UE amplíe la superficie dedicada a cultivos de leguminosas destinados a la producción de harinas vegetales. El PSOE, por su parte, reclamó al Gobierno que incluya en los presupuestos una financiación urgente de 100.000 millones.

La erradicación del mal de las vacas locas en la Unión Europea ha llevado a los ministros de Agricultura comunitarios a poner en marcha un drástico plan de choque. La ampliación de los materiales específicos de riesgo (MER) destinados a la incineración, la supresión de las harinas cárnicas en la alimentación de los animales y su sustitución por piensos vegetales y el sacrificio de miles de cabezas de ganado para afrontar la crisis del consumo han sacudido la cadena de fabricación cárnica española. Estas son las principales peticiones de los afectados. - Ganaderos. La Asociación Española de Criadores de Vacuno de Carne (Asovac) aprobó ayer las medidas adoptadas por los ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE), "ante la gravedad de la caída del consumo de carne que, en España, ha alcanzado el 50%". Por su parte, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) exigió al Gobierno que concrete la cuantía económica que recibirá el sector. UPA valoró en un mínimo de 70.000 pesetas y un máximo de 385.000 pesetas la indemnización por bovino sacrificado como consecuencia del mal de las vacas locas.

La Confederación de Organizaciones Empresariales del Sector Cárnico de España (Confecarne) aseguró que la prohibición de harinas animales para la alimentación de ganado tendrá unas consecuencias "catastróficas" para los mataderos de porcino ibérico que ya no podrán vender sus desechos para este fin. Miguel Huerta, secretario de Confecarne, indicó que la decisión "carece de justificación científica y va a originar gravísimos problemas económicos, de gestión y medioambientales".

- Mataderos. El secretario general de la Asociación Española de Empresas de la Carne (Asocarne), Fernando Pascual, asegura que en un plazo de 10 o 15 días los mataderos españoles "estarán colapsados y no se podrá producir nada de carne". Pascual responsabiliza de la situación a la precipitación con la que, a su juicio, los Quince han decidido prohibir las harinas de origen animal a partir de enero de 2001. El representante de Asocarne señaló que la única fórmula para restablecer la confianza del consumidor pasa por aplicar medidas que ofrezcan seguridad y los Quince, subrayó, no han ofrecido ningún presupuesto para financiar la compra de materias primas.

- Agricultores. La Asociación Española de Productores de Semillas (Aprose) y las asociaciones agrarias ASAJA Y UPA pidieron ayer que la UE duplique la superficie de leguminosas-grano hasta 800.000 hectáreas para hacer frente a una mayor demanda de proteína vegetal para alimentación del ganado. Los agricultores explicaron que la escasez de producción comunitaria de proteínas vegetales obliga a un desembolso anual de dos billones de pesetas, que en España se eleva a 270.000 millones. Aprose cifró en 13.000 millones lo que va a representar para España la sustitución de harinas cárnicas.

- Fabricantes de piensos. La Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales (Cesfac) considera que el precio medio de los piensos subirá un 8,5% y cifra en 500.000 toneladas el incremento de las importaciones de soja para piensos. El director de Cesfac, Pablo Aguirre, recordó que, desde el pasado 15 de noviembre, en la Bolsa de Chicago, mercado de referencia del haba de soja, el precio ha subido 20 dólares la tonelada (3.700 pesetas. España importa cerca de cuatro millones de toneladas de harina de soja al año, cantidad que se verá incrementada en 500.000 toneladas por el aumento de la demanda para la elaboración de piensos. Según Aguirre, el incremento de los costes de producción superará los 15.000 millones de pesetas.

- PSOE. Propone al Gobierno que figure en los presupuestos generales de 2001, en fase de enmiendas en el Senado, una financiación adicional sobre los fondos suplementarios de 100.000 millones de pesetas para hacer frente a la crisis de forma inmediata. Esta cantidad iría destinada, según los socialistas, a la creación de un plan nacional inmediato de financiación pública. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, declaró ayer en Segovia que "el Gobierno debe dar muchas explicacones sobre las vacas locas". Zapatero insistió en que "hay sensación de inseguridad alimentaria en España y existe un riesgo invisible que el Gobierno no ha despejado", informa Aurelio Martín.

- PP. El grupo parlamentario popular solicitó ayer al Ejecutivo que arbitre medidas para conseguir una cofinanciación por parte de la UE de las acciones contra la crisis. En una proposición no de ley, pidió que la carne importada lleve un certificado oficial veterinario de salubridad y cumpla la legislación comunitaria, adaptada a las medidas adoptadas por la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de diciembre de 2000