Las víctimas de las 'vacas locas' ven poco crítico el informe de los expertos

El Gobierno británico promete evitar nuevas crisis alimentarias

Con el informe sobre las vacas locas como libro de cabecera, los ministerios británicos de Agricultura y Sanidad se comprometieron ayer a preservar la seguridad alimentaria para evitar que se repitan los errores que propiciaron la crisis. Las familias de las 74 víctimas mortales se quejaron ayer de que el informe se quedaba corto en la crítica a las negligencias del anterior Gobierno que permitieron la epidemia.

Para evitar que al informe del equipo de lord Phillips empiecen a lloverle las críticas por no haber exigido al Gobierno, sino sólo recomendado, que vigile la seguridad alimentaria nacional en el futuro, los ministros de Agricultura y Sanidad se apresuraron ayer a asegurar que los controles de higiene cárnica serán "rigurosamente respetados".Los riesgos de los antibióticos fueron evidenciados poco antes de la publicación del informe, al requisar el Gobierno todas las vacunas orales contra la polio de la firma Medeva, elaboradas con suero de vacuno, retirado desde la epidemia. Otros productos, como la gelatina que recubre algunas pastillas, deberán ser vigilados. La gelatina suele obtenerse de la cocción de huesos y cartílagos de res. Para evitar la contaminación con restos de vacuno de los piensos para ovejas, cerdos y aves, el informe aconseja inspecciones frecuentes en las fábricas, y que no se aprovechen los tamices y recipientes del alimento de las reses para el resto de los animales.

El efecto de las promesas oficiales tardará de todos modos en notarse en la exportación de vacuno, que sigue siendo insignificante fuera de la UE. Los países comunitarios, a excepción de Francia con su veto particular, compraron en 1999 unas 9.000 toneladas de carne. En 1995, antes de la prohibición, salieron del país 261.000 toneladas

Con actitud conciliadora pero firme, la Oficina del Consumidor pidió ayer al Gobierno que deje de tratar al ciudadano como ignorante. "Que aprendan la lección y nos den información fiable sobre teléfonos celulares y alimentos transgénicos, donde nadie parece ponerse ahora de acuerdo", señaló.

[En Francia, el grupo Carrefour se ha personado en el proceso por el desvío al consumo humano de carne sospechosa de un matadero que distribuyó carne a 39 centros de esa cadena y en otros circuitos.

En España, Carrefour afirmó ayer que no existe riesgo. "El 100% de la carne distribuida en nuestros 121 hipermercados pasa control de calidad de los ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación y de Sanidad y Consumo", dijeron fuentes de la empresa.]

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS