Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álex de la Iglesia abre hoy el Festival de Cine de San Sebastián con 'La comunidad'

Diego Galán deja el cargo de director, tras 15 años ligado al certamen donostiarra

El Festival de Cine de San Sebastián, uno de los mejores escaparates del cine internacional, arranca hoy su 48ª edición con el pase en competición de La comunidad, la última película de Álex de la Iglesia. El realizador recupera con esta proyección, tras ocho años de ausencia, el protagonismo del cine español en la apertura del certamen. Esta será la última edición dirigida por Diego Galán, principal artífice de la estabilidad del festival. Ahora, en su despedida brinda la posibilidad de conocer las filmografías de Bernardo Bertolucci, Carol Reed y la Generación de la TV.

MÁS INFORMACIÓN

La llegada ayer a San Sebastián de Álex De la Iglesia y otros miembros del equipo de La comunidad -Terele Pávez, Kiti Manver, entre otros- provocó la primera concentración de flashes. Desembarcó a media tarde con el tobillo lesionado, pero con buen sentido del humor: "No podré bailar el aurresku", dijo. Respondió así a las expectativas que siempre levanta su presencia. Más aún este año que compite con un delirante drama de humor negro y además pone al cine español en primer plano de la Sección Oficial después de ocho años de ausencia en la apertura del certamen.El vasco De la Iglesia compite con otras 14 producciones, entre ellas, El otro barrio, de Salvador García -que también opta al premio Nuevos Directores- y tres de nacionalidad francesa; Harrison´s flowers (Elie Chouraqui); Paria, de Nicolas Klotz; y Sous le sable, de Francois Ozon. Todas se medirán con La perdición de los hombres, de Arturo Ripstein; Sin dejar huella, de María Novaro; Tinta Roja, de Francisco J. Lombardi; Före Stormen, de la sueca Reza Parsa; y la japonesa Face, de Junji Sakamoto, entre otras.

Las 15 pasarán por el tamiz crítico de un jurado presidido por el realizador británico Stephen Frears, otro de los rostros conocidos que desembarcó ayer en San Sebastián. Fue horas después del goteo de llegadas de varios integrantes del tribunal; Jim Mc Bride, Stéphane Tchal Gadjeff y Jorge Arriaga.

El Festival será en la práctica un maratón en el que se proyectarán 198 películas de todo el mundo y un singular teatro en el que se podrá asistir al desfile de estrellas. El actor Morgan Freeman ha confirmado su asistencia, igual que Pedro Almodóvar -ganador del último Oscar a la Mejor Extranjera- que presentará la película Cecil B. Demented, una sátira sobre el cine independiente rubricada por John Waters. También recalará en San Sebastián Javier Bardem -recientemente galardonado con la Copa Volpi en el Festival de Venecia- para entregar a Robert De Niro uno de los dos Premios Donostia.

El certamen, que en sus dos últimas ediciones saboreó los parabienes de la tregua de ETA, se desarrolla este año bajo la sombra de una despedida que se anuncia como no traumática; la de su director, Diego Galán, cabeza visible de la estabilidad y auge del festival. Galán cede su puesto a su mano derecha, Mikel Olaciregui, actual subdirector y gerente, que asumirá el cargo en el año 2000 con clara vocación continuista.

El todavía director se despide con un festival que mantiene el mismo esquema con el que ha alcanzado el éxito, asentado sobre dos ejes fundamentales: la Sección Oficial y Zabaltegi, que este año integra el nuevo apartado de Perlas de otros Festivales.

Las tradicionales retrospectivas estarán dedicadas a Bernardo Bertolucci, Carol Reed y la generación norteamericana de la televisión. El certamen, que proyectará fuera de concurso Plenilunio, de Imanol Uribe, y Shiner, de John Irvin, celebra los 15 años del inicio de los pases en la pantalla gigante de Anoeta. Precisamente este espacio acogerá el domingo el esperado concierto de Caetano Veloso y David Byrne y será el escenario de una singular iniciativa. Los niños podrán invitar a sus padres al estreno de The little vampire, de Uli Edel por 100 pesetas. Podrán conseguir las entradas en las oficinas de la plaza de Okendo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de septiembre de 2000