Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las editoriales españolas sondean en Chicago un mercado en auge

La creciente presencia de la lengua cervantina en EE UU ha llevado a las editoriales españolas a fijarse en un mercado de más de 30 millones de consumidores. BookExpo America (BEA), la primera feria profesional del libro de EE UU, que ayer se clausuró en Chicago, ha tenido un pabellón con decenas de editoriales del mundo hispanohablante. La división de Alfaguara en EE UU ha presentado un proyecto de introducción en el mercado americano, que prevé publicar obras de autores que escriben en español residentes en EE UU. El plan ha empezado con la publicación de autores de otros países americanos cuya obra tiene sentido para el público del norte. "Alfaguara empezó en EE UU hace dos años con una decena de títulos y la demanda nos ha llevado a tener ya un catálogo con más de 350", dice Leylha Ahuile, directora de Alfaguara en EE UU. "Y no es suficiente. Tenemos 50 nuevos títulos para el catálogo de otoño".

Ahora, el gran fenómeno editorial en español en EE UU es La fiesta del chivo, la recreación que Vargas Llosa hace de la brutalidad del trujillismo. Ha vendido 3.000 ejemplares en tres semanas. Que 3.000 ejemplares, con la idea de vender un total de 10.000 en EE UU, sea todo un éxito revela las dimensiones del descomunal desafío de publicar en español. Con las nuevas firmas (el boliviano Edmundo Paz Soldán o los chilenos Alberto Fuguet y Marcela Serrano), Alfaguara busca conquistar a la generación de los 30 años, que nació en EE UU, de ascendencia española, que no quieren perder esa raíz.

En la BEA, el Instituto Cervantes presentó cuatro mesas redondas con la presencia de Claudio Guillén, Juan Manuel de Prada, Manuel de Lope y Enrique Vila-Matas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de junio de 2000