Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiebre del español llega a Brasil

La enseñanza obligatoria del castellano abre la cultura hispana a 160 millones de personas

Río de Janeiro

El ministro de Educación y Cultura, Mariano Rajoy, que acaba de visitar Brasil, ha podido comprobar en todos sus encuentros oficiales y extraoficiales cómo en este país existe una auténtica fiebre del español. A falta de la aprobación definitiva del proyecto de ley que hará obligatoria la enseñanza del castellano en los tres últimos años de secundaria y optativa en toda la primaria, el entusiasmo por ambas partes es evidente. En un país con 160 millones de habitantes, "expandir el idioma español es abrir un mercado gigantesco para España", dijo Rajoy.

MÁS INFORMACIÓN

La nueva ley que obligará a casi seis millones de alumnos a estudiar el idioma español fue aprobada el 1 de septiembre por el Senado con una sola restricción. El proyecto de ley de 1996 preveía la enseñanza obligatoria no sólo en la secundaria, sino también en la primaria. Pero la imposibilidad de preparar a los más de 200.000 profesores de castellano que hubieran sido necesarios hizo que el aprendizaje del español en la primaria quedara por el momento sólo facultativo. De momento ha quedado en que el español se introducirá entre el 2000 y el 2001 en los planes de estudio de los tres últimos años de secundaria, y será optativo en la primaria, pero a partir del 2005 se convertirá en materia regular obligatoria.De cualquier modo, la nueva ley, que ha tenido un largo debate parlamentario desde que fue presentada en 1991 por el entonces presidente Itamar Franco, va a ser un paso definitivo para la introducción de la cultura española y latinoamericana en Brasil. Los brasileños están ya convencidos de que con el proyecto de Mercosur, situado en el corazón de América Latina, además de las ingentes inversiones que España está haciendo en este país se va a acabar el aislamiento en el que la lengua ponía a Brasil del resto de la cultura hispanoamericana.

Las industrias culturales

Las empresas ya están dando prioridad a la hora de las contrataciones al conocimiento del español entre sus trabajadores. El mundo del libro se está preparando para abrirse a lo español. Editoriales de España están comprando editoriales brasileñas. Las que hoy se dedican a publicar libros de texto van a tener su gran ocasión en este momento. Por extensión, la obligatoriedad del español que va a convertir con el tiempo a los brasileños en bilingües va a afectar a la difusión de todas las industrias culturales: el cine, la literatura y la televisión. Porque además existe una enorme simpatía en Brasil por la cultura española, a la que consideran más cercana que la norteamericana. Y, sin duda, todo esto va a promover también el turismo a España.

El gran problema planteado en este momento es, sin embargo, cómo preparar a esos más de cien mil profesores de español que se van a necesitar, en el espacio de los próximos cinco años, y cómo ofrecerles material didáctico y literario para sus clases. Por eso ha sido muy bien recibida en Brasil la llegada del diario EL PAÍS en su edición internacional, muy codiciada ya en las universidades y en las escuelas de idiomas más importantes.

Porque el peligro, como acaba de denunciar la prensa nacional, es que se están ya improvisando profesores de castellano sin ninguna o muy poca preparación. Las escuelas de idiomas acuden a cualquiera que sepa chapurrear el castellano para contratarlo como profesor, dada la escasez de gente preparada. De ahí que el ministro Rajoy, en su reciente visita a Brasil, haya ofrecido a las autoridades de este país el máximo apoyo y colaboración del Gobierno español a este respecto, sirviéndose del Instituto Cervantes, de la creación de bibliotecas y de la posibilidad de que España prepare profesores de castellano en ambos países.

Rajoy afirmó que para emprender este plan se necesitará de la actuación conjunta del Ministerio de Educación español, el Instituto Cervantes y la Agencia Española para la Cooperación Internacional (AECI). "Nosotros debemos ayudar y colaborar a la formación de profesores, porque nos interesa potenciar todo lo que es la comunidad iberoamericana. Hay muchas vías a seguir, que van desde los profesores visitantes hasta los cursos de formación", dijo Rajoy.

El ministro español recordó que la empresa de energía Endesa ha firmado un convenio para formar en España a brasileños que después realizarán en Brasil cursos de formación para profesores.

"Que un país de 160 millones de habitantes dé un paso de estas dimensiones es algo muy importante, y que empresas españolas instaladas en Brasil se interesen en financiar la expansión del español es uno de los acontecimientos más importantes que han ocurrido a nivel cultural en los últimos años", afirmó a Efe. "España no es una potencia industrial como otros países más desarrollados, pero es una potencia cultural reconocida que ha aportado mucho a la humanidad. España puede ofrecer libros, artes plásticas, cine y otros productos culturales al mercado brasileño".

A ello hay que añadir el anuncio dado por el ministro español de la creación en Río de Janeiro de un Colegio Español, en la línea del ya famoso Colegio de Bolonia en Italia, con posibilidad para 1.500 alumnos que llegarán de España. Para ello ha sido comprado en un lugar precioso de Río, en el barrio Alto de Boa Vista, un viejo convento de monjas con internado, con una finca de 100.000 metros cuadrados, 24.000 de ellos construidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 1999