Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVA FUSIÓN EN LA GRAN BANCA

Buena acogida de sindicatos y Gobierno

La fusión BBV-Argentaria anunciada ayer, como no podía ser de otra forma en una operación de tal envergadura, fue analizada desde diferentes ámbitos y desde diferentes puntos de vista.- El empleo. Pocas han sido las grandes operaciones de fusión y adquisición anunciadas en los últimos meses, ya sea en la industria, la banca o los servicios, que no hayan ido acompañadas de anuncios de despidos y/o ajustes de plantilla. La dirección del nuevo BBVA intentó ayer, a través de Pedro Luis Uriarte, calmar cualquier posible temor en este sentido y aseguró que "a corto plazo" no existe ninguna decisión sobre posibles ajustes de plantilla. Según afirmó, la cuestión del empleo se abordará más adelante y en función de los objetivos que se marque la nueva entidad. En cualquier caso, dijo, no se adoptarán medidas traumáticas.

La responsable de la Federación de Banca de CC OO, María Jesús Paredes, afirmó, por su parte, que, también "a corto plazo", los planes de jubilación y de prejubilación que están vigentes en las dos entidades, y que afectan a unos 2.000 empleados (sobre un total de 91.004; 38.343, en España), aseguran la ausencia de problemas en materia de empleo. En la reunión prevista en la tarde de ayer, los sindicatos tenían la intención de plantear a los responsables del BBVA la aprobación de una paga extra para los empleados en acciones. El sindicato UGT defendió la homologación de condiciones entre las plantillas.

- Los consumidores. Las organizaciones de consumidores y de usuarios de banca (OCU, Ausbanc) solicitaron garantías de que la fusión no se volverá contra los clientes y usuarios. Los comerciantes expresaron su temor a que la entidad endurezca las condiciones que se les aplica.

- La Comisión de la Energía. Fuentes del organismo señalaron que el análisis de la posición de la nueva entidad en el sector eléctrico (Iberdrola y Endesa) corresponde a los servicios de la Competencia del Ministerio de Economía y Hacienda. No obstante, las mismas fuentes señalaron que esperan una petición para que el organismo informe al respecto. Las directrices del Gobierno a raíz de la fusión Santander-Central Hispano prohíben a un mismo grupo participar con más de un 3% en el capital y en la gestión de empresas de un mismo sector.

- El mercado. La Comisión Nacional del Mercado de Valores suspendió la cotización de ambas entidades. No obstante, la operación -Wall Street aparte- propició una subida del 1,16% en el índice general, 1,13% del Ibex Financiero (el BSCH subió 2,39%, y el Popular, 1,72%) y del 1,51% en Iberdrola; del 1,13% en Endesa, del 2,12% en Repsol y del 0,97% en Telefónica, empresas participadas por el banco.

- El Gobierno. El ministro de Economía, Rodrigo Rato, calificó la operación de "empresarial y profesional". Aclaró que el Gobierno no ejercitará el derecho de veto (dispone de la llamada acción de oro). No obstante, tendrá que dar su visto bueno a la fusión del Banco de Crédito Local con el BBV (Argentaria controla un 60% del BCL). El secretario de Economía, Cristóbal Montoro, señaló que el Gobierno velará por la competencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de octubre de 1999