Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio demuestra que la obesidad añade años a la edad real

El peso normal para una mujer que mida 1,63 metros está entre 50 y 66 kilos

La obesidad añade años a quien la padece, según un estudio realizado en Estados Unidos sobre 300.000 personas. "En hombres y mujeres de entre 40 y 50 años, la obesidad agrega a las personas un riesgo equivalente a 5,9 años más que su edad real, y los hombres, a 6,4 años más", afirma June Stevens, experta en nutrición de la Universidad de Carolina del Norte y directora del trabajo. "Si usted es un hombre de 70 años o más y es obeso, su riesgo de muerte corresponde a 3,5 años más de los que tiene y, si es mujer, a 1,7 años más", afirma el estudio.El trabajo se publica en el último número de la revista American Journal of Epidemiology. Stevens presentó el año pasado en la revista New England Journal of Medicine otro estudio en el que mostraba que el exceso de peso aumenta el riesgo de muerte prematura, al menos hasta los 75 años. "No encontramos diferencias en el peso ideal del cuerpo antes de esa edad", concluía. "En otras palabras, el peso óptimo es el mismo para una persona de 60 años que para una de 30".

Estos estudios se basan en el llamado índice de masa del cuerpo, que se obtiene dividiendo el peso en kilos de una persona por su altura al cuadrado. Se considera ideal un valor del índice comprendido entre 18,5 y 25. Las modelos rondan el valor 18. Stevens ha considerado obesidad un índice superior a 30. En general, un peso normal para una mujer que mida 1,63 metros está entre 50 y 66 kilos, y para un hombre de 1,78, entre 60 y 79 kilos. Un hombre de esta altura con edad comprendida entre los 30 y los 44 años tiene un mayor riesgo de muerte si pesa 75kilos que si pesa 9 kilos menos.

La cantidad de años perdidos atribuibles a la obesidad tiende a aumentar con el tiempo, pero disminuye a partir de los 70. "Es obvio que cuanto más obesa es una persona, más años añade artificialmente a su vida", explican los investigadores. Sin embargo, puntualizan que es difícil explicar el efecto del peso entre la gente de edad avanzada porque la delgadez en los ancianos puede ser un sutil signo de enfermedad, mientras que un ligero exceso de peso puede indicar buena salud.

Los 62.000hombres y 262.000 mujeres del estudio (que registró datos de edad, educación, actividad física y consumo de alcohol) no habían fumado nunca y no padecían enfermedades cardiacas ni cáncer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de agosto de 1999