Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco jueces buscan en casa de Massera pruebas sobre desaparecidos en la dictadura

El domicilio en Buenos Aires del ex almirante y ex dictador argentino Emilio Eduardo Massera fue registrado por orden judicial la noche del jueves en busca de documentación sobre los detenidos-desaparacidos durante la última dictadura militar.En presencia de los cinco jueces de la Cámara Federal de Buenos Aires, funcionarios judiciales y policías revisaron durante más de dos horas documentos, disquetes y el ordenador personal de Massera sin hallar nada comprometedor. El militar observó el registro junto a su abogado.

Massera pasó buena parte del jueves en la sede de la Cámara Federal, donde fue citado para declarar ante el tribunal. Se negó a contestar las 120 preguntas sobre violaciones de los derechos humanos, en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA) y el paradero de los 30.000 desaparecidos con un repetitivo "me niego a declarar". Le amparaba el hecho de haber sido ya juzgado por estos delitos e indultado por el presidente Carlos Menem. Además, la citación no le obligaba a decir la verdad al no tener que efectuar ninguna declaración jurada. Sentado frente a los cinco jueces, Massera permaneció impertérrito. A su espalda estaban varios familiares de las víctimas de la represión y sus abogados.

En la calle, unos trescientos manifestantes de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo y otras organizaciones humanitarias repudiaron la presencia del ex almirante, quien tuvo que enfrentar cara a cara a varios familiares de las víctimas. Massera pasó varios momentos de gran tensión, especialmente cuando Ragnar Hagelin, padre de la joven sueca desaparecida Dagmar Hagelin, se interpuso a su paso y le espetó: "Le vamos a perseguir hasta el día de su muerte". En una conferencia de prensa posterior, Hagelin explicó que había viajado desde Estocolmo "especialmente para esto, y es la primera vez en 21 años que puedo verle la cara". La joven Hagelin fue asesinada por uno de los grupos de tareas de la ESMA en el que participó el ex capitán Alfredo Astiz, expulsado de las Fuerzas Armadas en enero pasado.

Massera también fue increpado por Patricia Walsh, hija del periodista desaparecido Rodolfo Walsh: "Usted es un cobarde que ahora se ampara en los derechos constitucionales que negó a los 30.000 desaparecidos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de marzo de 1998

Más información

  • El ex militar se negó a declarar sobre la ESMA