Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS LEYES DE LA DISCORDIA

Lage dice que las sanciones no detendrán la apertura económica

El vicepresidente cubano, Carlos Lage, aseguró ayer que la existencia de la ley Helms-Burton no va a frenar el proceso de reformas iniciado hace tres años en la isla, y puso el énfasis en que, a pesar del recrudecimiento del bloqueo norteamericano, la apertura económica en su país continuará. Lage reconoció que la ley ha tenido efectos negativos sobre Cuba, pero afirmó que no logrará detener el flujo de capitales extranjeros hacia la isla ni tampoco afectará la tendencia a la recuperación de la economía cubana, cuyo PIB creció un 9,6% durante el primer semestre del año, según datos oficiales.Lage informó de que las empresas con inversiones en Cuba han manifestado "casi unánimemente" su decisión de permanecer en la isla. Según el vicepresidente cubano, desde que Clinton firmó la ley Helms-Burton en marzo, Cuba ha constituido 25 asociaciones mixtas con empresarios extranjeros y se negocian otros 146 proyectos.

Lage indicó que el principal efecto negativo de la ley no se debe tanto a su aplicación como al "clima de intimidación y preocupación general que provoca", y por ello los principales afectados son las compañías que podrían estar interesadas en invertir.

Burlar la ley

Lage aseguró que EE UU no podrá impedir que muchas empresas extranjeras "burlen inteligentemente" la ley Helms-Burton de diversas formas, o inviertan en propiedades no expropiadas a ciudadanos norteamericanos.

El principal responsable en temas económicos añadió que continúa el compromiso con el proceso de apertura, y que las reformas continuarán en los próximos meses con medidas para profundizar en el saneamiento de las finanzas internas y avanzar en la reestructuración bancaria y en el proceso de apertura al exterior.

El vicepresidente cubano informó asimismo de que la tendencia a la recuperación económica se ha estabilizado, y que al terminar 1996 se estima que la economía crecerá un 5%. Aseguró que este año aumentó la producción de azúcar y que los ingresos por el níquel y el turismo han crecido en un 31 % y un 46%, respectivamente, en el primer semestre del año.

A pesar de esta recuperación, Lage reconoció que la población sufre una escasez muy grande de alimentos, medicinas y otros artículos de primera necesidad, y que el índice de desempleo es del 8%, el mayor en toda la historia de la revolución. Aun así, afirmó, "la tendencia a la recuperación se consolida, lo que demuestra que la política de bloqueo ha fracasado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de julio de 1996