Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del Consejo del Cava amenazó con querellas a varios directivos de Codorniú

El presidente del Consejo Regulador de Cava, Josep Lluís Bonet, director general de Freixenet y principal objetivo de las críticas de la firma rival Codorníu, que le hacía responsable de "guardar en el cajón" las actas que acusaban a Freixenet de vender producto sin el envejecimiento de nueve meses en bodega, amenazó ayer a los responsables de Codorníu con la presentación de querellas penales por difamación contra los responsables de la compañía que le han acusado de actuar torticeramente. Sin citarlos explícitamente, pudo referirse entre otros a Jordi Raventós y Enrique Saúl, director general y portavoz de Codorníu respectivamente.Fuentes independientes que asistieron a la maratoniana reunión del miércoles en la sede del Consejo Regulador afirman que las advertencias de Bonet de abrir un flanco judicial penal por considerar que le difaman "yo nunca he intervenido en los asuntos técnicos del Consejo Regulador", ha declarado a la prensa- fueron claves para asentar el pacto sellado ayer con el incómodo encaje de manos de los presidentes de Codorníu y Freixenet, Manuel Raventós y Josep Ferrer. Las amenazas de Bonet acallaron las voces según las cuales "debería dimitir por dignidad' como progugnaba Codorníu durante los últimos 10 días.

Por otra parte, la patronal Uceve, en la que está representado todo el sector del Penedés y que preside Magí Raventós, director general adjunto de Codorníu, emitió ayer un comunicado en el que da por hecho el cese de hostilidades entre los dos grandes de cava. Éstos han dejado en manos de Agricultura sus denuncias, basadas en actas inspectoras regulares que según Codorníu plantean que Freixenet ha vendido, desde hace un año y medio, botellas de cava insuficientemente envejecido.

La mediación técnica de Agricultura se ha complementado con una mediación sobre el terreno de la Generalitat, muy sorpendida por los niveles de enconamiento de la guerra del cava. Ayer el consejero catalán de Agricultura, Frances Xavier Marimon, reiteraba que todo este escándalo perjudica a la imagen exterior del cava. Al mismo tiempo, Marimon desveló que algunas de las firmas catalanas exportadoras han enviado representantes a los principales mercados compradores para intentar tranquilizarlos e impedir una caída de ventas al saltar la guerra a los medios de comunicación internacionales, que se han ocupado ampliamente de este conflicto en los últimos días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de febrero de 1996

Más información

  • Bonet considera injuriosas las acusaciones de esconder actas