Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santiago y otras ocho ciudades serán Capital Cultural Europea del 2000

Cada villa deberá buscar financiación propia para cubrir el presupuesto

Los ministros europeos de Cultura adoptaron ayer una solución salomónica para designar la Capital Cultural Europea del año 2000: habrá nueve capitales al mismo tiempo, entre ellas Santiago de Compostela. El acuerdo es bueno para España porque la ciudad gallega no partía entre las favoritas y porque preserva las posibilidades, de Barcelona y Salamanca para hacerse con la capitalidad del 2001. El pequeño pero está en la financiación, que deberá correr a cargo de cada ciudad. Hasta ahora la Comisión Europea asignaba una cantidad simbólica, unos 50 millones de pesetas.

Junto a Santiago serán capital cultural las ciudades de Aviñón (Francia), Bergen (Noruega), Bolonia (Italia), Bruselas (Bélgica), Cracovia (Polonia), Helsinki (Finlandia), Praga (República Checa) y Reikiavic (Islandia).Los ministros dudaban entre elegir un trío de ciudades representativas para festejar de forma especial el año 2000, o elegir a todas las candidaturas presentadas para realzar aún más la despedida del siglo. La primera opción dejaba fuera de concurso a Santiago de Compostela, ya que todos los indicios apuntaban hacia el trío Bolonia-Helsinki-Praga como representantes de la cultura del sur, del norte y del este de Europa. La ministra española de Cultura, Carmen Alborch, que presidía el consejo de ayer, se inclinaba ya desde hace tiempo por la segunda fórmula. Las ciudades deberán ahora coordinar sus programas para evitar que los festejos sean reiterativos en las temáticas abordadas.

La decisión final ha sido muy buena para los intereses españoles al permitir a Santiago su entrada en la élite de capitales culturales y al mismo tiempo preservar eventualmente las opciones de Salamanca y Barcelona para el año 2001. Junto a la capital castellano-leonesa y la catalana optan a la apertura del siglo Basilea (Suiza), Riga (Letonia) y Rotterdam (Holanda). Otras tres ciudades habían presentado la doble opción, o 2000 o 2001, por lo que, también quedan descartadas como competencia para el año siguiente al haber sido elegidas ayer. Se trata de Bergen, Cracovia y Reikiavic.

La elección de nueve ciudades rompe tres costumbres hasta ahora respetadas: por primera vez entran en la capitalidad ciudades que no pertenecen a la Unión Europea, por primera vez hay más de una capital cultural al unísono y por primera vez se acaba la financiación comunitaria. Esto último no parece un obstáculo de gran calado, pues la ayuda de Bruselas era más bien simbólica: desde los 400.000 ecus (64 milllones pesetas) para Lisboa el año pasado, 300.000 para Amberes el anterior y 200.000 para Madrid en 1992.

Desacuerdo

Hasta ahora han sido capital cultural europea Atenas (1985), Florencia (1986), Amsterdam (1987), Berlín (1988), París (1989), Glasgow (1990), Dublín (1991), Madrid (1992), Amberes (1993) y Lisboa (1994). Este año lo es Luxemburgo y para los próximos ya fueron designadas Copenhague (1996), Salónica (1997), Estocolmo (1998) y Weimar (1999). Los ministros de Cultura no lograron ningún acuerdo en otro de los grandes temas abordados ayer: el programa de acción comunitario Raphael para el periodo 1996-2000. No fue aprobado porque Alemania, Holanda y el Reino Unido se opusieron a la propuesta de financiación de 67 millones de ecus. (10. 700 millones de pesetas). El comisario español Marcelino Oreja tuvo una dura intervención contra estos países por bloquear un programa importante por una cantidad de dinero modesta.El Programa Raphael se dirige a la conservación y catalogación del patrimonio cultural europeo, la cooperación para el intercambio de experiencias y el desarrollo de técnicas aplicadas al patrimonio, el acceso, participación y sensibilización del ciudadano al patrimonio cultural y la cooperación con los países terceros y las organizaciones internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de noviembre de 1995