Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pide tranquilidad a los españoles, especialmente a sus militantes y simpatizantes

La cúpula del PP reaccionó ante el asesinato de Gregorio Ordóñez con muchas lágrimas y una sola voz enérgica de condena. El secretario general del PP, Francisco Álvarez Cascos, dio la respuesta oficial: "En estos momentos de horror y de rabia contenida por la muerte de un compañero del Partido Popular, ejemplar y querido por todos, quiero llamar a la tranquilidad de todos los españoles,y muy especialmente, de los militantes y simpatizantes del PP". El presidente del PP, José María Aznar, visitó anoche a la familia del fallecido en San Sebastián, donde pidió que la ley actúe con los asesinos.

"Ahora es el momento de la unidad de todos, y de la confianza y la esperanza, de que la. ley justa actúe justamente con los que han sido capaces de asesinar a Ordóñez", declaró Aznar en el aeropuerto de Sondika (Vizcaya). Desde allí se dirigió a la capilla ardiente, "a rezar" por Gregorio Ordóñez. "Hemos venido esta noche a rezar a nuestro amigo Gregorio. Y también a hablar desde la responsabilidad, desde la firmeza y desde la esperanza y la confianza, en que la ley sea eficaz y caiga sobre los asesinos de Gregorio", exclamó.En el partido, la desolación era total. "Gregorio Ordóñez, como todos nuestros compañeros en el País Vasco, sabía que defendía unas ideas a riesgo de su vida. Él lo sabía y precisamente por eso, el mejor homenaje que podemos darle sus compañeros ahora es reiterar ante la sociedad española, ante la sociedad vasca, nuestro compromiso permanente con esas ideas de libertad, de paz y de concordia por las que dio su vida". Así concluyó Álvarez Cascos el mensaje oficial difundido por los populares.

Fuentes del PP explicaron que, aunque no había dado tiempo a montar una estrategia de respuesta al atentado, lo que los dirigentes del partido debían hacer era desplazarse hoy masivamente a San Sebastián para asistir a los funerales "con la boca cerrada" y no realizar ninguna manifestación estridente. Está previsto que los componentes de la ejecutiva nacional del PP se desplacen en pleno a Euskadi.

El PP de Euskadi difundió también un comunicado en el que señala que "si ETA, Jarrai, KAS y demás canallas piensan que asesinando a Gregorio Ordóñez han pretendido que nadie diga las cosas claras, se han vuelto a equivocar".

Las muestras de condolencia se multiplicaron desde todos los frentes políticos y sociales del país. Por la sede nacional del PP en la madrileña calle de Génova desfilaron muchos de sus dirigentes. En la puerta se instaló una mesa para recoger firmas de pésame de los ciudadanos. No hubo incidentes.

Los compañeros de Ordóñez destacaron su combatividad, su coraje y sus agallas. Así lo hicieron Mariano Rajoy, Federico Trillo, Juan José Lucas, Rogelio Baón, el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, y Javier Arenas. El presidente del PP de Madrid, Pío García Escudero, elogió a su compañero y lo definió como "demasiado echado para adelante". El ex ministro del Interior Rodolfo Martín Villa no pudo acabar ni una sola frase porque se derrumbó cuando intentaba contener los sollozos.

Casi todos coincidieron en expresar un sentimiento de dolor similar al que les produce la muerte de cualquier miembro de las fuerzas de seguridad del Estado, "aunque en este caso con más cercanía". El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan José Lucas, indicó que Ordóñez era partidario de que los terroristas condenados por delitos de sangre cumpliesen la totalidad de sus penas. Manuel Fraga, presidente de la Xunta de Galicia, pidió una reacción unánime para que el terrorismo sea perseguido "hasta su desaparición".

Mercedes de la Merced, responsable de la política municipal del PP, gritó llorando, a su entrada en la sede del partido: "Son unos hijos de puta". Javier Rupérez comentó: "Es una provocación, esto no es sólo un asesinato".

El PP de Guipúzcoa es una formación en alza, tras partir de una situación de páramo electoral. En las últimas elecciones, tanto generales como autonómicas o europeas, experimentó una notable subida. En los comicios legislativos de junio de 1993 el PP obtuvo 42.934 votos en esa circunscripción, frente a los 24.638 de octubre de 1989. En las autonómicas de octubre de 1994, este partido logré 38.541 papeletas, lo que supuso tres escaños en el Parlamento autónomo, dos mas que en 1990, cuando se habían recaudado 21.556 votos. En las europeas de junio de 1994, el PP recabó 36.985 votos, frente a los 17.388 de 1989.

En San Sebastián, ciudad en la que Ordóñez era candidato a la alcaldía, el PP ganó en las últimas europeas y en las autonómicas. En éstas recabó el 21 % de los votos, por encima de HB, que se quedó con el 17,9%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de enero de 1995

Más información

  • José María Aznar viajó anoche a San Sebastián y visitó a la familia del político asesinado