Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ordóñez, "Por desgracia, habrá ETA para muchos años"

La última intervención pública de Gregorio Ordóñez se produjo el sábado pasado, en la localidad vizcaína de Portugalete, durante unas jornadas de Nuevas Generaciones. Tras este acto, Ordóñez arremetió contra los terroristas, los radicales y su entorno. Su discurso político se caracterizó siempre por ello, por "alzar la voz contra los fascistas de ETA". "La paz", dijo el sábado a los periodistas, "significa que ETA desaparezca. Pero desgraciadamente habrá ETA para muchos años, porque no es un problema que se solucione de la noche a la mañana".En esas mismas declaraciones Ordóñez apuntó que "con posturas de debilidad de sacar a la calle a los asesinos, de preocuparse más de los asesinos que de las víctimas, lejos de cortar con la violencia de ETA" se estaba "alimentando, animando y fortaleciendo" a la banda terrorista.

Las amenazas que este dirigente del PP recibió desde el entornó radical y los dos intentos de asesinato que sufrió no le hicieron suavizar sus declaraciones. En su continua lucha dialéctica con los violentos hizo, en los últimos meses, aseveraciones como las siguientes: "Los perros de ETA asesinan porque no saben hacer otra cosa", "aquí los únicos chivatos que existen son las correas de transmisión que ETA tiene", "el voto de los descerebrados de Herri Batasuna...", "ETA suple la falta de comandos de apoyo a ETA reclutando chivatos de LAB, HB y Jarrai", "votar a HB sería un suicidio"...

La escoria de HB

Dos días antes de ser asesinado, Ordóñez insistía: "Gente de Jarrai y de LAB está haciendo el trabajo sucio para ETA". Y añadía: "Lo más importante es la reacción social, la eficacia policial y el aislamiento de HB, aunque en esto último vamos para atrás, como los cangrejos".

El jueves, en el hotel María Cristina de San Sebastián y en presencia de José María Aznar, Ordóñez había pronunciado un discurso similar en el acto de proclamación de su candidatura a la alcaldía de San Sebastián. Criticó con dureza a HB y sus militantes, de quienes dijo: "Los únicos que sobran, los únicos provocadores son ellos. En San Sebastián cabe todo el mundo menos esa escoria que viene a reventar nuestras fiestas".

Incluso ayer mismo, horas antes de morir, difundía un comunicado negándose a seguirle el juego a HB en la creación de una comisión investigadora en el Parlamento vasco sobre el caso GAL. "Los lacayos de ETA [HB] deberían empezar por renegar de sus jefes y dar información para meterlos en la cárcel, que seguro que la tienen, y a partir de ahí pueden pedir comisiones de investigación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de enero de 1995