Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UN TEATRO EN LLAMAS

Los arquitectos dudan de que sea posible una reconstrucción fiel del viejo edificio

"No sé lo que hay que hacer; sólo sé que el Liceo que conocíamos ya no lo volveremos a ver; quizá veamos algo mejor, pero lo que había, no", afirmó el arquitecto Óscar Tusquets. A juicio del autor de la reforma del Palau de la Música, "el incendio del Liceo plantea un problema arquitectónico, delicadísimo, porque si el teatro se reconstruye con arreglo a las normas actuales, no será lo que era, y dudo que pueda reconstruirse saltándose la normativa".

Tusquets explicó que "la restitucción idéntica del Liceo, con su patio de butacas, las decoraciones de escayola, la pérgola de yeso y la ornamentación es poco menos que imposible, pues las técnicas artesanales con que fueron realizadas han desaparecido. Sí, se incendió otra vez y se reconstruyó en un año, pero los oficios artesanales estaban vivos y las normas eran idénticas"."Tal vez con mucho tiempo y rescatando a los cuatro artesanos que quedan en este país, podría intentarse, pero en una reconstrucción que se atenga a las normas actuales, las escaleras, los anchos de pasillos y otras muchas cosas no podrían ser forzosamente iguales". El arquitecto señala: "Todo esto era evitable. Había estudios de seguridad, de modo que estábamos avisados. Para paliar la catástrofe de ayer hubiese bastado con unas decenas de millones de pesetas".

Más de tres años

Ignasi de Solá-Morales, arquitecto-conservador del Liceo, afirmó que "el teatro puede reconstruirse" y citó el ejemplo de la ópera de Dresde, reconstruida tal como era tras los bombardeos de la II Guerra-Mundial. De Solá-Morales, en todo caso, habló de "una reconstrucción con métodos modernos, que conserve la apariencia del antiguo teatro, pero con materiales y técnicas de construcción actuales".El arquitecto Oriol Bohigas, que es en la actualidad concejal de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, opinó por su parte: "La pérdida es muy importante porque ha ardido lo mejor, que era la sala. Teníamos el mejor teatro, no diré del mundo, pero sí de Europa desde los puntos de vista funcional, histórico y arquitectónico". Bohigas añadió: "Tengo clarísimo, sin la menor duda, que hay que reconstruir el Liceo exactamente como era, y cuanto antes mejor. No estaría de acuerdo con ningún revisionismo". El arquitecto aclaró que "hay que dejar 'el teatro como era, pero con las reformas que lo hagan más operable y seguro, como se ha hecho en Varsovia". El concejal agregó: "No sabemos si la estructura ha quedado afectada, y eso puede variar mucho el coste; en cuanto al tiempo, en menos de tres años va a ser casi imposible".

El arquitecto Jaume Bach opinó: "Primero hemos de ver si hay voluntad ciudadana de acometer una restitución ¡déntica de un lugar tan mítico. Luego hay que pensar que esa restitución es improbable, dada la desaparición de artesanías, métodos de producción y materiales con que se construyó el teatro y, en general, de las bases socioeconómicas que lo hicieron posible".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de febrero de 1994

Más información

  • Las antiguas técnicas empleadas resultan irreproducibles