Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

La Generalitat propone oficialmente que Barcelona acoja el acelerador de partículas

El consejero de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña, Josep Laporte, anunció ayer que el Gobierno catalán ha presentado la candidatura para que se construya en Barcelona el acelerador de partículas llamado fábrica de taus. La propuesta fue presentada el pasado día 5 al Ministerio de Educación y Ciencia, que deberá decidir si España realiza este proyecto, en cuyo caso elegirá una sede entre las varias propuestas y hará la oferta al Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), en Ginebra.

El coste de la fábrica de taus, un laboratorio para investigación en física de altas energías, es de unos 22.000 millones de pesetas. La Generalitat se ha comprometido a pagar toda la obra civil, unos 7.350 millones de pesetas y, además, asumiría una parte del costo del personal de la instalación y suministraría un porcentaje de las instalaciones cuya tecnología estuviera al alcance de las empresas del entorno.La Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) cedería las 20 hectáreas de terreno necesarias para alojar en su campus las instalaciones del acelerador. La Generalitat considera que este terreno reúne condiciones óptimas debido sus a buenas comunicaciones por autopista con Francia y a su proximidad al aeropuerto de El Prat. Además, se halla en una zona de alto nivel tecnológico industrial y, desde el punto de vista científico, la UAB cuenta con el Instituto de Física de Altas Energías, cuyo consorcio se constituyó ayer.

Cinco autonomías

Según explicó Laporte, la oferta catalana es la única que se ha hecho llegar en firme y por escrito al Gobierno español para alojar el acelerador de partículas, si bien otras comunidades autónomas como Andalucía, el País Vasco, Aragón o Valencia también han mostrado su interés. La Junta de Andalucía, que está terminando el estudio detallado del proyecto para construir la fábrica de Taus en Sevilla, está dispuesta a sufragar hasta el 70% de su coste. Sin embargo, a la espera de terminar próximamente ese estudio, no ha hecho aún la oferta formal.El laboratorio es un acelerador de tamaño relativamente pequeño, en que los físicos de altas energías pretenden estudiar con precisión algunas partículas subatómicas constituyentes de la materia (el tau, el neutrino del tau y el quark con encanto). Estará formado por dos anillos de 360 metros de longitud por los que viajarán electrones y positrones, acelerados hasta altísimas velocidades, que chocarán en un punto de impacto. Los físicos analizarán esas colisiones para elaborar y confirmar las teorías sobre la estructura de la materia y sobre el universo.

El Consejo General del CERN, formado por 16 países europeos, decidirá si se construye la fábrica de taus y dónde. Varios países, además de España, han manifestado al CERN, sin cuya colaboración difícilmente es viable el proyecto en Europa, su interés por alojar en su territorio el laboratorio. Francia propone instalarlo en Orsay y los soviéticos en Iptek o en Novosivirsk.

Según el físico español Juan Antonio Rubio, asesor del director general del CERN, Carlo Rubbia, si el Gobierno presenta una candidatura oficial, España es el país con más posibilidades de albergar la fábrica de taus. Para ello necesitará el voto a favor de dos tercios del Consejo, que puede decidir antes de junio de 1992.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de noviembre de 1991