Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

Las empresas invirtieron 7.000 millones en investigación en los últimos tres años

Los gestores del Plan Nacional de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico (I + D) son optimistas tras la primera evaluación del mismo, ya que en el periodo 1988-91 las empresas hicieron contratos de investigación o de asistencia técnica por valor de 7.000 millones de pesetas con distintos centros y universidades. La transferencia de investigadores desde éstas instituciones a la industria ha sido notable en áreas como tecnología de alimentos, robótica y biotecnología.

El secretario general del Plan Nacional de I + D, Luis Oro, ha manifestado que para el periodo 1992-1995 los 25 programas existentes en el plan se han reconvertido y agrupado en 15, y que en 1991 el Fondo Nacional invertirá 22.500 millones de pesetas en el mismo. Este fondo prevé un crecimiento anual del 15%. Además se esperan recibir alrededor de 10.000 millones de pesetas más procedentes de los fondos estructurales de la Comunidad Europea. Este dinero se dedicará exclusivamente para dotar de infraestructura científica a los centros públicos de investigación y a las universidades.Oro ha explicado asimismo que a España habían llegado unos 25.000 millones de pesetas (un 5,6% del total) procedente del Programa Marco europeo Esta cantidad será destinada a proyectos de investigación. Con todo ello, las perspectivas de in versión global en I + D para 1992 asciende a 500.000 millones de pesetas.

Oro se muestra preocupado en cambio, porque el 70% de la investigación sigue correspondiendo al sector público, frente a un 30% del privado. "Aspiramos a que ese porcentaje sea en poco tiempo del 60% y el 40% respectivamente".

Nuevas patentes

El secretario general del Plan Nacional es optimista respecto a la transferencia de científicos desde la universidad a las empresas. Así, en el área de la tecnología de alimentos hubo una transferencia, en el periodo 1988-91, de 157 investigadores; 128 en el área de la biotecnología; 130 en el campo de la robótica, y 245 en el sector de la tecnología de las comunicaciones. En el apartado de Calidad de Vida y Recursos Naturales se crearon en este periodo 196 patentes y en el de Tecnologías de la Producción y las Comunicaciones, 59 patentes. Sin embargo, en áreas como los nuevos materiales, la mieroelectrónica o la investigación espacial, la transferencia de investigadores fue sensiblemente menor. Por ejemplo, en el área del espacio no se hizo ningun contrato con empresas extranjeras ni se logró ninguna patente.

Dificultades con la industria

Un ejemplo de las dificultades que tienen los investigadores para introducir sus productos en la industria lo expone Alfonso Cueto, de la facultad de Ciencias de la Universidad de Alicante, miembro de un equipo dé cuatro investigadores que trabaja en un proyecto en colaboración con una empresa farmacéutica. Su presupuesto es de 20 millones de pesetas por un año. El grupo está elaborando una planta piloto de síntesis electroquímica para sintetizar compuestos de interés farmacéutico dentro del plan Petri. "Este tipo de síntesis ya se utiliza con éxito en otros países, como Francia, y aquí pretendernos que sustituya a la síntesis tradicional, que genera muchos residuos químicos. Pronto tendremos la planta lista, pero nuestras expectativas industriales son modestas. El apoyo por parte del plan es positivo, pero la fínanciación requiere un retorno que permita que esos resultados se transfieran a la industria".En cuanto a la balanza tecnológica, Luis Oro cita un estudio reciente del Ministerio de Industría, según el cual, el porcentaje de cobertura tecnológica ha pasado del 13,5% en 198,3 y del 18,4% en 1989 al 19,3% en 1990.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 1991