Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Videla recibió al coronel 'carapintada' Aldo Rico la víspera de su liberación

El ex dictador argentino y ex general Jorge Videla recibió la noche previa a su liberación en el chalé que ocupaba dentro del penal militar de Magdalena al ex teniente coronel Aldo Rico, uno de los cabecillas de los carapintadas del Ejército y de los grupos civiles ultranacionalistas. Rico se presenta como candidato a la gobernación de la provincia de Buenos Aires.

Las organizaciones argentinas defensoras de los derechos humanos, a las que el presidente Carlos Menem acusó de "salvajismo total" durante la concentración contra los indultos, recurrirá ante la Junta Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA) para que los crímenes cometidos por las juntas militares argentinas entre 1976 y 1983 se declararen como "imprescriptibles, no amnistiables ni indultables".

Las instancias legales para evitar que se libere a los condenados están prácticamente agotadas en el país desde que la Corte Suprema consideró, el pasado 12 de diciembre, que los indultos decretados en octubre de 1989 eran "constitucionales". Para las víctimas sólo queda la posibilidad de iniciar juicios civiles en los que pueden reclamar una indemnización.

La lucha política ha desplazado a la legal. El jefe de los montoneros, Mario Firmenich, que ayer tramitó su pasaporte, confirmó que se dedicará a la militancia dentro del peronismo. El ex almirante Emilio Massera tiene prevista la publicación de un libro, en el que piensa "denunciar" a los políticos que se entrevistaron con él durante y después de la dictadura. Videla aspira a constituirse en el "símbolo" de la reconciliación de las Fuerzas Armadas con la sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de enero de 1991