Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:HACE CINCUENTA AÑOS MURIÓ FRANCIS SCOTT FITZGERALD

Traducido por escritores

Hoy hace 50 años que Francis Scott Fitzgerald murió de un ataque al corazón. Tenía 44 años pero para él, como para Gatsby, su personaje, uno de los más misteriosos que ha creado el siglo XX, "Ias fiestas ya se habían acabado". Víctima en cierto modo de un éxito que comenzó cuando tenía 24 años con la novela A este lado del paraíso, Fitzgerald y su mujer, la mítica y trágica Zelda, vivieron mucho y muy deprisa. A ella le afectó en la cabeza; a él, en el talento. Los últimos años de Fitzgerald se consumieron como escritor de alquiler para la industria de Hollywood. Gertrude Stein había dicho: "Le leerán cuando muchos de sus contemporáneos estén olvidados". Acertó.

La obra de Scott Fitzgerald está traducida al castellano en un porcentaje muy alto, pues incluye sus cinco novelas y una buena proporción de sus relatos. Es más, buena parte de esta obra la podemos leer en traducciones más que notables, y una de ellas incluso memorable, pues se debe ni más ni menos que a Juan Benet, el más grande escritor español de su generación. Otros narradores más jóvenes han hecho versiones de la obra de Fitzgerald; algunas de esas traducciones, sin embargo, están descatalogadas desde hace un montón de años, esperando que algún editor avispado o avisado se decida a rescatarlas, pues pertenecen al irregular pero a veces rico fondo de la extinguida editorial Bruguera.This side of paradise (A este lado del paraíso), primera novela de Fitzgerald, apareció en 1920, cuando su autor tenía 24 años. La mejor versión espafiola es la de Juan Benet (Alianza Editorial. El Libro de Bolsillo, última edición, 1984), sin menospreciar en absoluto la brillante versión al catalán de Francesc Parcerisas (Grijalbo, 1984).

MÁS INFORMACIÓN

José Luis López Muñoz, uno de los mejores traductores del inglés con que contarnos, es el autor de la versión de The beautiful and the damned (Hermosos y malditos), publicada originalmente por Bruguera y actualmente reeditada por Plaza & Janés (colección El Ave Fénix, 1986). Se trata de la segunda novela de Fitzgerald (1922), tal vez inferior a la primera, pero también imprescindible. La siguiente obra narrativa del norteamericano fue The great Gatsby, de la que hay una versión en castellano debida también a José Luis López Muñoz (Alfaguara, 1983). No he podido consultar la traducción al catalán publicada en la colección El Cangur por Edicions 62.

Es todavía reciente la publicación de una buena traducción de Tender is the night, última novela publicada en vida por Scott Fitzgerald (1934), editada por Alfaguara este mismo año y debida a Rafael Ruiz de la Cuesta, que ya había demostrado su fácil conexion con el mundo de este autor en su versión de los Relatos de Basil y Josephine (Alianza Tres, 1981), escritos por Fitzgerald precisamente ante su incapacidad para avanzar en la redacción de Suave es la noche y publicados en revistas a finales de los veinte y comienzos de los treinta y agrupados como libro unitario (The stories of Basil and Josephine) en 1973. Terenci Moix es autor de una traducción al catalán (Edicions 62, 1987) de Tender..., dato que confirma el interés que entre los narradores españoles en general ha suscitado la obra de Fitzgerald. Finalmente, The last Tycoon (1941), novela póstuma e inacabada, apareció en Bruguera a comienzos de los ochenta, traducida en una versión que suena bastante bien por Jaime Silva, pero ahora sólo se encuentra en librerías de lance.

Relatos

De la ingente producción de narrativa corta debida a esta escritor, que vivió de las sumas que le pagaban las revistas por sus colaboraciones literarias, sólo ha llega do a traducirse una parte. En versión escasamente legible contamos con Historias de Pat Hobby y Jovencitas y filósofos (el jovencitas es una aproximacion fallida al flappers del original, de 1920), publicadas por Luis Caralt en 1975 y 1969, respectivamente. Sería mejor contar con traducciones nuevas. Antonio J. Desmonts, escritor que publica estos días un libro de narrativa propia, tradujo para Alianza, en 1983, Pizcas del paraíso, libro conyugal de Zelda y su marido, Francis Scott Fitzgerald, cuyo interés es mucho más que anecdótico.

Las versiones de relatos realizadas por Marcelo Cohen para Bruguera (El precio era alto, dos volúmenes, 19811982) son hoy en día inencontrables. Por otro lado, Anagrama acaba de rescatar otro trabajo periodístico de Scott Fitzgerald, él relato de un eloquecido viaje que él y su esposa Zelda hicieron en coche, recorriendo de Norte a Sur la costa atlántica norteamericana, en los años veinte: El crucero de la Chatarra Rodante. El mismo editor anuncia para su colección de bolsillo la reedición de un texto autobiográfico, El crack-up, francamente excepcional, en la traducción de Mariano Antolín Rato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 1990