Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONSUMO

Un juzgado leonés pide declaración a 500 ganaderos sobre venta de carne tuberculosa

Casi 500 ganaderos han sido llamados a declarar en León por el Juzgado de Instrucción número 1 en relación con la venta y sacrificio de 3.000 vacas presuntamente tuberculosas, cuya carne fue desviada al consumo humano durante la última campaña de saneamiento de la cabaña provincial de vacuno, que supuso la comercialización de medio millón de kilos de carne sospechosamente enferma. Las actuaciones judiciales han sido abiertas por una denuncia de la asociación de consumidores Lancia, vinculada al PSOE, por un presunto delito contra la salud pública y estafa.El juez ha tomado ya declaración a los directivos de varios mataderos -entre ellos, Distal y Frilesa- y próximamente lo hará a sus responsables sanitarios. Paralelamente se han recabado informes de la Diputación Provincial y de la Junta de Castilla y León sobre el funcionamiento de las campañas de sanidad.

La venta para consumo humano de reses que daban positivo en las pruebas de tuberculina -con reacciones similares a las vacunas humanas contra la misma enfermedad- fue denunciada el pasado mes de agosto en la Prensa local por la citada asociación de consumidores, deduciéndose, en principio, responsabilidades tanto para los ganaderos propietarios de las reses enfermas como para la Junta castellano-leonesa, el Ministerio de Agricultura, la Diputación Provincial, los mataderos, los veterinarios y los tratantes de ganado.

El firmante de la denuncia fue un antiguo director general de Consumo de la Junta, Esteban Román, hoy presidente de la asociación Lancia, quien, una vez destituido por el actual Gobierno regional del PP, dice desconocer que en su época se procediera a este tipo de fraudes.

De hecho, la Diputación, la Junta y el Ministerio de Agricultura han basado las campañas de saneamiento de la cabaña ganadera, desde hace tres años, en indemnizaciones que oscilan entre las 50.000 y las 20.000 pesetas para reponer las cuadras con vacas nuevas. El valor medio de cada ejemplar se sitúa en el mercado libre en alrededor de 120.000 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 1989