Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Galardón para el autor de 'Sobre héroes y tumbas'

Ernesto Sábato obtiene el Premio Cervantes "por su literatura directa y llena de fantasía"

El autor de 'El túnel' compitió con 19 escritores y el jurado votó cuatro veces

El escritor argentino Ernesto Sábato, de 73 años, consiguió ayer el Premio Cervantes. "Su literatura directa, llena de fantasía e imaginación, fue, según el poeta Rafael Alberti, la razón que indujo al jurado a conceder la mayoría de sus votos al autor de Sobre héroes y tumbas. El Premio Cervantes, que será entregado por el rey Juan Carlos el próximo 23 de abril, tiene una dotación de 10 millones de pesetas y está considerado como el máximo galardón que se concede a toda una obra escrita en castellano.

Sábato había sido presentado por las academias costarricense y uruguaya de la lengua y competía con 19 escritores por el Cervantes. El ministro de Cultura, Javier Solana, se negó a revelar, durante la conferencia de prensa en la que se hizo pública la elección de Sábato, los pormenores de las cuatro votaciones que el jurado realizó, así como el nombre de los finalistas, "porque es lo correcto. Se ha hecho una valoración estrictamente literaria de todos los candidatos y no hay nada más que añadir".El jurado que en esta edición del Premio Cervantes ha elegido a Ernesto Sábato estuvo presidido por Javier Solana e integrado por los siguientes vocales: Alonso Zamora Vicente, por la Real Academia Española; Antonio Molina, de la Academia Filipina de la Lengua; Marta Mercader, por el Instituto de Cooperación Iberoamericana; Ángel González, por el Ministerio de Asuntos Exteriores; Ana María Matute, por la Dirección General del Libro; Gonzalo Torrente Ballester, por la Junta Nacional de Universidades, y Rafael Alberti, ganador de la pasada edición.

Rafael Alberti contó a los periodistas que conoció a Ernesto Sábato en los años cuarenta, "cuando me exilié en Buenos Aires. Ya entonces le seguí muy de cerca. Conozco su actuación, su conducta, su valioso informe sobre la represión. Su literatura es directa y a la vez está llena de fantasía e imaginación. Me alegro de su elección y le felicito desde aquí".

El ministro de Cultura, Javier Solana, insistió en que la valoración hecha por el jurado se había ceñido a los valores literarios de los candidatos. A1 preguntarle su opinión personal sobre la obra de Sábato, Solana respondió que "me gusta su persona por encima de su obra. Yo le conozco personalmente y he conectado con él en su faceta de físico. Le he comunicado telefónicamente la decisión del jurado y me ha dicho que estaba muy satisfecho y emocionado".

La argentina Marta Mercader señaló que la elección de Sábato significa una gran alegría para Argentina. "Personalmente creo que en Sábato se premia a un gran escritor que ha expresado en toda su obra el infierno del hombre contemporáneo con toda su problemática actual. Así como en su obra pinta los abismos de la maldad humana, como ciudadano nos ha dado un ejemplo de ética admirable. Yo personalmente creo que no se puede separar la literatura de la vida, porque la literatura es el manejo ejemplar de la lengua, pero ésta transmite valores, y aunque reniego del panfleto, para mí es tan importante el como como lo que dice el escritor. En el caso de Sábato se premian ambas cosas".

Los miembros del jurado insistieron en no precisar la votación dada a quienes, junto a Sábato, integraban la terna de los favoritos: el venezolano Arturo Uslar Pietri y el español Camilo José Cela. Uslar Pietri había sido presentado por cinco academias:

Chile, Filipinas, México, Perú y el Salvador.

Camilo José Cela, cuya novela Mazurca para dos muertos consiguió el pasado viernes el Premio Nacional de Literatura, era el candidato, por segundo año consecutivo, de la Real Academia Española. La obtención de este galardón se consideró ya como una exclusión para el logro del Cervantes, aunque tanto el ministro de Cultura como otras autoridades del departamento desmintieron esta posibilidad.

Antes que Sábato han obtenido el galardón Jorge Guillén (1976), Alejo Carpentier (1977), Dámaso Alonso (1978), Jorge Luis Borges y Gerardo Diego (1979), Juan Carlos Onetti (1980), Octavio Paz (1981), Luis Rosales (1982) y Rafael Alberti (1983).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de diciembre de 1984