Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Convocada huelga general en Argentina para el próximo lunes

Las dos CGT argentinas, próximas a su reunificación, han convocado separadamente una huelga general de 24 horas para el próximo lunes, 27 días antes de las elecciones que teóricamente restituirán la democracia al país; el ministro de Defensa ha sido sustituído por el intendente de fronteras; los jueces comienzan a negarse a aplicar la ley militar de autoamnistía; el Gobierno ha promulgado una nueva ley antisubversiva que otorga facultades omnímodas a las fuerzas de seguridad; en Fátima, al noroeste de Buenos Aires, se ha descubierto otro cementerio clandestino con cadáveres dinamitados en 1976.

Los enfrentamientos físicos entre sectores radicales y peronistas distinguen ya la campaña electoral, y la deuda externa ha dejado de ser renegociada atendiendo reclamaciones judiciales que la tienen por una traición a la patria. La hiperinflación de este segundo semestre se estima en un 600%, y ni siquiera la naturaleza se muestra clemente: dos días consecutivos de sudestada han desbordado el Plata al este y oeste de Buenos Aires, y la flota de río prosigue la evacuación de cientos de personas.La huelga general no era deseada por la dirección sindical, que no ha hecho otra cosa que cabalgar la ola de protesta social. El pasado lunes, por primera vez en siete años, dirigentes sindicales con corbata accedían a la Casa Rosada para entrevistarse con el presidente Bignone y encontrar una solución. El presidente, firme en su política de no adoptar decisiones económicas, desoyó las peticiones, sellando así la huelga federal del día 3.

Por paradójico que parezca, la huelga general pondrá orden en el caos laboral en el que vive la nación (en el disciplinado mundo sindical argentino los gremios estaban haciendo desde hace semanas la guerra por su cuenta), pero no resolverá la situación angustiosa de quienes padecen la hiperinflación: una masa obrera que aterra a los sociólogos, en el entendimiento de que bajo tales condiciones económicas derivará indefectiblemente hacia el marxismo o el fascismo.

La rebelión de los jueces

El desorden social (por más que en este caso se ajuste a justicia) continúa con la decisión de dos jueces de instrucción de declarar "inválida e insanablemente nula" la amnistía recientemente decretada por el Gobierno. Ambas fuentes investigan a instancia de parte el paradero de dos desaparecidos secuestrados por personal de una fuerza armada. El artículo 8 de la ley de Amnistía obliga a los jueces de instrucción a elevar las causas comprendidas en la ley y a suspender sus investigaciones. Pero los magistrados Ledesma y Edwin han estimado que la atrocidad e inhumanidad de los delitos que se pretenden amnistiar anulan por su carácter la posibilidad del autoperdón. Cabe esperar la paralización de los efectos de la ley de Amnistía, por cuanto los jueces argentinos designados libremente por el proceso militar aspiran a alcanzar alguna notoriedad democrática que les permita ser confirmados en sus destinos por el futuro Congreso de la nación.Otra ley que ha merecido unánime repudio es la de defensa de la democracia, dictada el martes por el Gobierno. Por ella la policía federal queda facultada para registrar domicilios, interceptar el correo y proceder a escuchas telefónicas durante 48 horas antes de informar a un juez. La detención preventiva se extiende a 15 días, y la incomunicación de los presos, a diez días, aunque ya con conocimiento de un juzgado. Los sumarios no podrán prolongarse más de 60 días. Esta es otra de las leyes que serán derogadas por el futuro Congreso democrático. El juicio más suave lo ha emitido un dirigente radical: "Sancionar una ley de este tipo a estas alturas es un sarcasmo, es tomarle el pelo al país".

La sustitución del ministro de Defensa, Martínez Vivot, por el intendente de seguridad de fronteras, carece de mayor importancia, dado el deseo del ex ministro de ocupar una magistratura en la Corte suprema. El ministro de Defensa (civil) no tiene otras atribuciones que las administrativas.

Y mientras se sigue pidiendo la aparición con vida de Rubén Álvarez, candidato a diputado provincial de Salta por el Partido Intransigente, desaparecido hace nueve días, han comenzado los trabajos de exhumación de más de 30 cadáveres NN (ningún nombre) encontrados en la ciudad de Fátima. Los restos corresponden a los fusilados en la ciudad el 20 de agosto de 1976; los cuerpos fueron dinamitados antes de su secreto enterramiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 1983

Más información

  • Primeras negativas judiciales a aplicar la ley de autoamnistía militar