Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Un patrimonio cultural que despierta excesiva curiosidad

En busca del Hombre de Orce

, El traslado de los restos a Orce desde la caja fuerte de la entidad de ahorro de Cataluña, donde se hallaban depositados para su custodia, responde al deseo de la Junta de Andalucía de que todos los hallazgos arqueológicos descubíertos en su territorio permanezcan en su término de origen, sin menoscabo de ponerlos provisionalmente a disposición de la comunidad científica para su estudio cuando sea necesario.

Según uno de los responsables del equipo paleontológico sabadellense, Josep Gibert, los trabajos de investigación sobre el cráneo se reanudarán a finales del próximo mes de septiembre o principios de octubre. La tarea más delicada consistirá en limpiar la cara interna del fósil, que se encuentra recubierta por una ganga calcárea, cuya eliminación manual necesita el máximo cuidado. Tras la detallada limpieza le realizará un molde del cráneo sobre el que se podrá ya estudiar la anatomía y el cerebro del homínido. Con todo ello se espera poder determinar con exactitud si se trata de un homo habilis, el primer hombre que pudo producir utensilios con sus manos, o de un homo erectus, que ya andaba erguido.

La antigüedad del Hombre de Orce ha sido calculada entre los 900.000 y 1.600.000 años, por lo que en principio podría tratarse de uno cualquiera de los dos o incluso de un individuo de transición entre ambos. De todas formas, se trata de los fósiles humanos más antiguos descubiertos hasta ahora en Europa y posiblemente en Asia, y su estudio puede hacer cambiar las teorías existentes en la actualidad acerca de la colonización de ambos continentes por el hombre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de julio de 1983