Reacciones en Cataluña a un manifiesto de intelectuales sobre marginacion del castellano

La publicación por Diario 16 de un manifiesto firmado por 2.300 personas, denunciando una presunta marginación de la lengua castellana en Cataluña, suscitó una reacción en su contra por parte de partidos y centrales sindicales, desde el centrismo a la extrema izquierda.Los firmantes del manifiesto criticaban «el propósito de convertir el catalán en la única lengua oficial de Cataluña». Pese al notable número de firmantes, muy pocos de ellos son conocidos. Cabe destacar a Amando de Miguel, Carlos Sahagún, Federico Jiménez Losantos, Esteban Pinilla de las Heras y Pedro Penalva.

Por parte de la Generalidad, replicó al escrito, en unas manifestaciones a este diario, el escritor Albert Manent, director general de Actividades Artísticas y Literarias, quien manifestó que los firmantes «son gente cuya anticatalanidad es conocida. Entre los firmantes no hay ninguno de los muchos grandes escritores en lengua castellana que viven o están vinculados de forma intensa con Cataluña». Destacó, en este sentido, las ausencias de los tres hermanos Goytisolo, Carlos Barral, Juan Marsé, Manuel Vázquez Montalbán, Francisco Candel, Jaime Gil de Biezma, José María Valverde, Enrique Badosa, Fernando y Guillermo Díaz Plaja, Luis Romero, Carmen Laforet, Joaquín Marco, Sergio Vilar, Ana María Matute, Lorenzo Gomis y José María Gironella, por sólo citar algunos. «Todos ellos son gente con mucho más prestigio y mayor vinculación a Cataluña que ninguno de los firmantes. Ello acredita que la imagen correcta es la de coexistencia, en Cataluña, de dos culturas, y no el enfrentamiento entre ambas.

Joan Reventós, dirigentes de UCD, del PSUC, de CC OO y de otras fuerzas políticas y sindicales -Incluido el secretario general de U GT de Cataluña, con ocasión del congreso del sector textil de UGT formularon declaraciones contrarias al manifiesto.

En cambio, por parte de la Generalidad hubo una actitud de mayor prudencia por cuanto que, como acreditan las declaraciones de Albert Manent, se consideró que era un falso problema y un falso planteamiento.

En este mismo sentido también se expresó el escritor en lengua castellana Manuel Vázquez Montalbán, quien afirmó a este diario: «El manifiesto es, como mínimo, inoportuno. Aparece en el marco de una campaña tendente a querer demostrar que la autonomía catalana ha sido un elemento desestabilizador, lo cual es completamente falso. Continúan sin darse cuenta de que hay una desigualdad instrumental entre una lengua y la otra, muy favorable al castellano, en Cataluña, como lo prueba el predominio de la lengua castellana en la televisión, en los medios de comunicación en general y en la industria de la cultura, así como el peso de años de educación en un solo idioma, por sólo citar algunos aspectos. Decir en estas circunstancias que en Cataluña los oprimidos lingüísticamente son los castellanohablantes me parece una broma macabra».

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 14 de marzo de 1981.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50