Rabat estrena su primera bienal con marcado acento feminista

La capital marroquí acoge obras de 106 creadoras de una treintena de países que suponen el 83% de los artistas presentes. “He tomado la decisión de cambiar las cosas”, dice el comisario

Instalación en la Casbah de los Udayas, uno de los espacios que conforman la bienal de Rabat.
Instalación en la Casbah de los Udayas, uno de los espacios que conforman la bienal de Rabat.MOHAMED SIALI (EFE)
Más información
Arte rompedor en Rabat
África y Picasso, frente a frente

A veces en Marruecos afloran grandes paradojas que reflejan las tensiones de la sociedad. El pasado lunes, el mismo día en que se hizo público el manifiesto de 490 mujeres y hombres que se declaran fuera de la ley por entender que precisamente el artículo 490 del Código Penal marroquí castiga con cárcel de forma hipócrita a quienes mantienen relaciones fuera del matrimonio y también se encarcelan a las mujeres que abortan... Ese mismo día, se presentó ante la prensa la primera Bienal de Rabat, que se ha volcado en el arte de las mujeres.

El encuentro ofrece obras de 63 creadoras de arte procedentes de 27 países. En total, son 106 incluyendo a las marroquíes y las directoras de las películas que se exhiben, frente a 21 hombres. Es decir, suponen el 83% de la muestra, a falta de cerrar la nómina de participantes en los seminarios de literatura. Porque durante los dos meses que durará la bienal, que se celebra bajo el lema Un instante antes del mundo hasta el 18 de diciembre, además de exposiciones de pintura, esculturas, muestras de arte callejero y exhibición de películas, habrá debates y seminarios repartidos en 11 sedes distintas.

En la fachada del Museo Mohamed VI de Arte Contemporáneo, el principal lugar de exposiciones de la Bienal, puede leerse desde este lunes una frase escrita en inglés y en árabe que dice: “Mientras sea más importante seguir nuestras normas que seguir nuestros corazones yo seré feminista”. La austriaca Katarina Cibulka explica que la obra pertenece a una serie donde intenta responder a la pregunta de por qué es necesario ser feminista. Cibulka comenzó su trabajo en 2016 y desde entonces lo ha venido colgando en diversos edificios europeos. Ya instaló sobre la catedral de Innsbruck, en su país, otra frase para la que recibió todo el apoyo del obispo, Herman Gletter: “Mientras Dios tenga barba yo seré un feminista”.

El comisario de la exposición es un hombre, el historiador del arte argelino Abdelkáder Damani. “El trabajo de comisario es totalmente subjetivo”, explica Damani. “Si uno es justo y analiza su trabajo te das cuenta de que lo que el mundo te ofrece es un 90% de artistas hombres y un 10% de artistas mujeres. Entonces, cuando haces tu selección eliges a pocas mujeres sin ni siquiera ser consciente. Por eso he tomado la decisión de cambiar las cosas. He hecho una lista consciente, me he forzado a descubrir a otras artistas, aunque a otras ya las conocía de antes”.

Para empezar, la bienal ha querido homenajear a la cantante egipcia Um Kalthum, la mayor figura de la canción árabe, fallecida en 1975 a los 76 años. El comisario Abdelkáder Damani, le ha reservado un lugar de honor en el museo Mohamed VI, donde puede verse el vídeo legendario de un concierto suyo en Rabat donde improvisó hasta 47 variaciones sobre un mismo tema ante un público que se levantaba una y otra vez de sus asientos para aplaudirle. “Una mirada que yo he tomado por un saludo”, decía en árabe la canción. “Una mirada tan furtiva y portadora de promesas y juramentos. Después, de separación y de dolor. Una mirada que yo he tomado por un saludo”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Presencia española

Entre los invitados a la Bienal se encuentra la zaragozana Lara Almarcegui, quien fue la artista española seleccionada en la Bienal de Venecia en 2013. Si en Venecia presentó una montaña de escombros de más de cuatro metros de altura, en Rabat ha decidido pesar Marruecos. Almarcegui ha hecho un estudio sobre todo el territorio marroquí, incluido el Sáhara Occidental, puesto que las autoridades marroquíes conciben esa zona como propia. Una vez averiguada la composición ha expuesto la lista en una de las paredes del museo Mohamed VI. “Me interesaba saber de qué está hecho el país. Y qué pasaría si estallara todo. Me gusta pensar en el origen y el final del territorio. Yo estoy obsesionada con los materiales, me gusta observarlos como hace un niño cuando rompe un juguete para ver de qué está hecho por dentro”.

Entre las artistas españolas también se encuentra la arquitecta María Mallo, así como los miembros del estudio TAKK, formado por la pareja de arquitectos Mireia Luzárraga y Alejandro Muiño.

Desde que el rey Mohamed VI inauguró en 2014 en Rabat el museo de Arte Contemporáneo que lleva su nombre, el país está haciendo un gran esfuerzo por convertirse en una referencia cultural obligada dentro del continente africano. Mehdi Qotbi, presidente de la Fundación Nacional de Museos, que goza del apoyo directo del Palacio Real, ha venido desarrollando una gran labor en la escena cultural. En apenas cinco años de vida el museo Mohamed VI de Rabat ha organizado exposiciones de Picasso, ha expuesto obras de grandes pintores españoles, perteneciente a la colección del Banco de España. Y este año acogió 42 cuadros impresionistas cedidos por el museo de Orsay, de París.

Marruecos, en el Reina Sofía y el Museo Arqueológico Nacional

FRANCISCO PEREGIL

En la primera Bienal de Arte de Rabat hay 63 mujeres artistas procedentes de 27 países. Pero el único ministro de Cultura extranjero que acudió a la inauguración oficial el pasado martes fue el español, José Guirao. Cuando se le preguntó el motivo, respondió: “Hay tres artistas españolas y un español que tienen trayectorias y proyectos muy interesantes. Y hemos querido apoyar su presencia. Además, tenemos una muy buena relación con la Fundación de los Museos Marroquíes y estamos preparando dos proyectos. Vamos a presentar en los próximos meses una exposición de arte contemporáneo marroquí en el museo Reina Sofía. Y además, otra exposición conjunta con Marruecos en el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid”.

Sobre la firma

Francisco Peregil

Es corresponsal para el Magreb desde 2015, con sede en Rabat. Antes ejerció desde Buenos Aires durante tres años como corresponsal para Sudamérica. Comenzó en EL PAÍS en 1989, después de trabajar varios meses en 'El Mundo'. Es autor de las novelas 'Era tan bella', –mención especial del jurado del Premio Nadal en 2000– y 'Manuela'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS