Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

África y Picasso, frente a frente

Marruecos celebra la primera gran retrospectiva del artista en el continente

Una mujer observa una obra de Picasso en la exposición en el museo Mohamed VI de Rabat.
Una mujer observa una obra de Picasso en la exposición en el museo Mohamed VI de Rabat. AFP

El estudiante de ingeniería Badr Eddine, de 21 años, miraba muy reconcentrado el cuadro de Picasso Mujer sentada con sombrero, en el Museo Mohamed VI de Arte Moderno y Contemporáneo de Rabat. Al preguntarle qué sentía dijo: “Es la primera vez que tengo la oportunidad de situarme enfrente de una obra de Picasso. Y lo primero que he sentido -se le saltaron las lágrimas al decirlo- es que me gustaría dejar algo detrás de mí, algo que perdure cuando yo no esté. Tal vez, algo de mi especialidad, la construcción metálica”.

Muchos marroquíes como Eddine tendrán la oportunidad de situarse ante un picasso hasta el 31 de julio. La exposición se llama precisamente así, Frente a Picasso, y recorre su obra a través de las modelos que marcaron su pintura, desde que era un adolescente y pintaba a su familia hasta que al final de su carrera se pintó de niño. Una cita de Picasso escrita en la pared de la última sala de la exposición despide al público: “Todo el interés del arte se encuentra en el comienzo. Después del comienzo ya es el fin”.

Coline Zellal, comisaria de la exposición y conservadora del patrimonio del museo Picasso-París indicó a este diario: “Ha habido otras exposiciones de Picasso en África. En Sudáfrica, por ejemplo, hace algunos años. Incluso en Marruecos. Pero esta es la primera vez que se hace una de forma retrospectiva, con la ambición de abarcar todos sus periodos de creación y facetas como artista”. Las 115 obras -entre grabados, dibujos, cuadros, cerámicas, fotos, esculturas de bronce, de madera y de papel- provienen del museo Picasso de París. Los organizadores han intentado repasar todos los estilos del artista que falleció a los 91 años tras dejar en el mundo miles de obras.

Para un país pobre como el nuestro una exposición así significa mucho

Abdelaziz El Idrissi, director del museo Mohamed VI, de Rabat

Delfina Sena, mediadora cultural que muestra las obras al público en el museo, comenta: “Picasso tenía una relación obsesiva con sus modelos. Las dibujaba, las esculpía de manera constante. Una puede preguntarse qué habrá sido de todas estas mujeres que fueron sus amantes después de que él las dejara”.

Aunque hay cuadros notables como Merienda en el campo —donde Picasso dialoga con Almuerzo sobre la hierba, de Manet—, en la exposición abundan más los dibujos que los lienzos. Pero eso, según Sena, no disminuye el valor de la muestra. “A veces a la gente le cuesta entender que Picasso consideraba los grabados y dibujos como obras en sí misma, que no tenían por qué ser preparatorias de un cuadro. De hecho, hay dibujos llamados preparatorios de Las señoritas de Avignon que son posteriores al cuadro. Su proceso creativo de búsqueda constante era tan intenso que uno puede pensar que dejaba una parte de sí mismo en cada línea que pintó”.

Preparativos de la muestra de Picasso en Rabat, el pasado 12 de abril. ampliar foto
Preparativos de la muestra de Picasso en Rabat, el pasado 12 de abril. AFP

Aunque no es la primera vez que una exposición de Picasso visita Marruecos, pues ya en 2007 se expusieron en Tánger 53 obras originales, provenientes del museo Picasso de Málaga, esta es la primera gran exposición retrospectiva. El director del museo Mohamed VI, Abdelaziz El Idrissi, está convencido de que la exposición marcará un antes y un después en el museo, que fue inaugurado hace tres años y en la ciudad. “Para un país pobre como el nuestro una exposición así significa mucho”, señaló. “Traer a Picasso aquí demuestra que las instituciones europeas confían en nosotros, saben que las obras están seguras y que vamos a gestionar bien la exposición. Y para los próximos dos años ya estoy trabajando sobre una exposición colectiva que haremos junto a centro español cuyo nombre no puede desvelar todavía. Y también estamos trabajando en otra muestra en colaboración con el Centro Pompidou de París”.

En Marruecos solo hay 15 museos públicos y no se suelen ver colas a las puertas de ninguno de ellos. Sin embargo, el Mohamed VI de Arte Contemporáneo recibe estos días 500 visitas diarias. “La cifra no está nada mal si tenemos en cuenta que se inauguró hace menos de tres años. Hay museos en Europa que no llegan a esa cifra”, señala El Idrissi. “Yo estoy seguro de que de aquí a unos años veremos autobuses de turistas llegando a nuestras puertas y colegios marroquíes que lleguen sin concertar la visita. Vamos en el buen camino”, agrega. En 2016 el museo acogió una muestra del escultor Alberto Giacometti y también otra del francés César, pionero en el uso de residuos industriales como material.

La exposición de Picasso convive en el museo con otra sobre el arte contemporáneo en África, una muestra que refleja el empeño de Mohamed VI en proyectar su país hacia el resto del continente africano. Desde que subió al trono en el año 2000, el monarca ha realizado 46 visitas a 25 países africanos. El pasado enero Marruecos regresó a la Unión Africana, único organismo de representación continental, tras una ausencia voluntaria de 33 años. Ahora, el país se esfuerza más que nunca en estrechar lazos políticos, religiosos y culturales con sus vecinos africanos.

“La exposición que tenemos ahora sobre África ha gustado mucho”, señala El Idrissi. “Pero tenemos nuestras limitaciones. No podemos aspirar, de momento, a hacer una muestra representativa de todo el continente. De momento, hemos recurrido a coleccionistas privados de Marruecos que nos han dejado sus obras. Lo que pretendemos es hacer cada año alguna muestra relacionada con África”.

Más información