Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado el cuadro perdido del Tesoro de Sijena

El Museo de Lleida localiza el óleo de la Imaculada que no fue entregado para su regreso a Aragón

El Museo de Lleida ha localizado el óleo que representa a la Inmaculada y que no pudo entregarse a las autoridades aragonesas que trasladaron otros bienes del Monasterio de Sijena a la localidad oscense porque se había extraviado. Se trata de una pintura en tela de la Inmaculada, datada en el siglo XVIII, que, según una nota del centro museístico, ha estado en las "dependencias del Obispado de Lleida, juntamente con otros objetos del antiguo Museo Diocesano" desde "los años 70 del siglo XX".

Según ha informado el museo, se ha comunicado el hallazgo este mismo viernes al juzgado de Huesca que lleva el contencioso que enfrenta a las comunidades de Aragón y Cataluña, y espera instrucciones para saber cuándo algún cuerpo policial la recogerá, como explicita la sentencia de ejecución provisional.

El Museo de Lleida tenía que entregar 44 piezas, pero no pudo localizar la Inmaculada porque se extravió en unas obras del Palacio Episcopal en 2012, así que entregó 43 de las que reclamaba el juez y otra pieza de alabastro originaria del mismo cenobio como compensación, por lo que al final serán 45 las obras que han viajado a Sijena. El cuadro pertenece al lote de 21 pinturas de temas religiosos, muchas vinculadas a la historia del rey David, todas realizadas entre los siglos XVII y XVIII que, por supuesto, formaron parte del culto de estas monjas Sanjuanistas.

Por otro lado, Josep Giralt, director del museo, ha anunciado que pedirá al Juzgado de Huesca realizar una inspección de las condiciones de la sala del Monasterio de Sijena al que el Gobierno aragonés ha trasladado las 44 piezas con una ejecución provisional de una sentencia que no daba validez a la compra de las obras por parte de la Generalitat.

"Nosotros, en el informe que le enviamos al juez nos interesábamos por las condiciones de conservación preventiva que había en el lugar al que tenían que ir, y cuando esto se suavice y se tranquilice, como poseedores de las piezas, pediremos al juez de Huesca hacer una inspección temporal en la sala, porque estas piezas teóricamente son nuestras provisionalmente", ha afirmado.

El director ha insistido en que el traslado se hizo con prisas y que "las prisas no son buenas para mover 44 piezas que habían sufrido un incendio" y que el informe del Museo ya advertía que al menos once no soportarían el traslado. Giralt ha explicado que en la madrugada de la devolución entraron en el museo casi un centenar de guardias civiles, entre 70 y 80 armados y una quincena de miembros de la policía judicial. 

Giralt ha mostrado su confianza en que prospere el recurso que el Consorcio del Museo Diocesano y Comarcal de Lleida presentará al Tribunal Supremo para que las obras vuelvan al museo: "Estamos convencidos de que volverán las 44, nuestro problema, y por eso tenemos un acta notarial, es cómo volverán".

Más información