Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘Día D’ para la entrega de las obras de Sijena ha llegado

Poco después de las cuatro de la madrugada, los técnicos del Gobierno de Aragón han entrado en el Museo de Lleida para comenzar los trabajos de traslado

Dos de las obras de Sijena que reclama Aragón a Cataluña que se exhiben en el Museo de Lleida hasta hoy.

Poco después de las cuatro de la madrugada, los técnicos del Gobierno de Aragón han entrado en el Museo de Lleida para comenzar los trabajos de traslado de las obras de Sijena. El límite para su entrega era la medianoche del domingo. A esa hora no había Guardia Civil, sino un amplio dispositivo de mossos (más de un centenar de efectivos y casi una decenas de furgonetas) que despejaron toda el área alrededor del museo del centenar de personas que estaban congregadas a esa hora. Cuando el alcalde de la ciudad y cuatro regidores del Ayuntamiento de Lleida intentaron entrar en el museo, el jefe del dispositivo se lo impidió. También a Jusép Boya, director General de Patrimonio de la Generalitat. Políticos, periodistas y vecinos (muchos de ellos lanzando gritos contra el alcalde) tuvieron que abandonar las inmediaciones del museo y fueron reubicados detrás de las vallas de seguridad situadas en el carrer Aragón. "Esperábamos un dispositivo, pero no tan bestia", explicó Boya, afectado por como se presentaba la noche.

A la una en punto, previa autorización y después de mostrar su DNI, pudieron acceder los técnicos del museo que habían sido citados por el director del centro, Josep Giralt, una de las cinco personas que permanecían en el interior del museo (junto con un fotógrafo y un cámara que registrará todo lo que ocurra en el interior). También pudo entrar el alcalde, que momentos antes había dicho: "Yo estoy en cualquier incendio que ocurre en la ciudad y este es un gran incendio".

Las labores de inventariado y embalaje se realizarán en la zona de exposiciones temporales. De ahí saldrán hacia los camiones. Las piezas que seguramente viajarán este lunes a Sijena son las 44 que la Generalitat depositó en el Museo de Lleida y que acabó comprando a las monjas por 10 millones de pesetas. Del conjunto, las piezas más destacadas son las tres cajas mortuorias, sepulcros de madera policromada del siglo XV. También destacan los cuatro relieves de alabastro expuestos en el museo de Lleida. El resto permanecen en el almacén: son 6 tablas de retablo y 21 pinturas que representan temas religiosos además de 9 fragmentos más de altorrelieves de alabastro muy deteriorados por el incendio de 1936.

En el ecuador de la campaña electoral de las autonómicas catalanas, las protagonistas absolutas de la jornada serán hoy las 44 piezas del monasterio de Sijena que se han conservado hasta ahora en el Museo de Lleida. El juez sustituto, Antonio Martín, fijó este día para entregarlas a Aragón tras considerar que la venta entre las monjas y la Generalitat había sido ilegal. El plazo para entregarlas voluntariamente se acababa a la medianoche de ayer y desde ese momento el juez daba carta blanca para que la Guardia Civil y los técnicos del Gobierno de Aragón accediesen, con empleo de la fuerza si es necesario, al interior del museo para hacerse con las obras y llevárselas.

A media tarde de ayer domingo circulaban por las redes sociales fakes en los que se veían a los efectivos de la Guardia Civil ocupando incluso el tejado del museo, pero en torno a la medianoche los únicos efectivos eran agentes de los Mossos d’Esquadra, que controlaban a una setentena de personas, que corearon “Manos arriba, esto es un atraco”. A esa hora, la policía autonómica, actuando como policía judicial, rodeó el museo y desalojó a los manifestantes, entre ellos, el alcalde de la ciudad, Àngel Ros, cuatro concejales del Gobierno municipal y el director general de Patrimonio de la Generalitat.

En la providencia última del día 7 de diciembre el juez dijo que todo aquel que se opusiera a la entrega de las obras podría ser acusado de “un delito de desobediencia a la autoridad y contra la Administración de Justicia”. No hará falta: el director del museo, Josep Giralt, ha asegurado que ha ordenado a todo su equipo para que esté en el museo a las 7.30 de hoy para cumplir el requerimiento judicial.

Nueva juez titular

“Estaremos preparados e intentaremos mover las piezas, embalarlas, documentarlas y trasladarlas en las mejores condiciones; se tratará como si fuera un préstamo y obligaremos a que los técnicos de Aragón se hagan responsables del traslado y de si se ven afectadas las piezas por el traslado”, asegura Giralt, que confiaba en que los técnicos aragoneses no se presentasen a medianoche de ayer. Giralt remarca también que la sentencia no es firme. También confía en que el cambio de juez, que hoy mismo es relevado por la nueva titular del Juzgado número 1 de Huesca, pueda dar un giro al caso, después de la batería de recursos presentados por el Ayuntamiento de Lleida, el Consorcio del Museo y la Generalitat.

Pero los técnicos del museo no estarán solos hoy. Además de los medios de comunicación, están llamados a concentrarse a primera hora de la mañana todos los ciudadanos que quieran “hacer un café” junto al museo a las 7.30. Los convocantes son la organización juvenil de la izquierda independentista Arran, vinculada a la CUP. También ha convocado a movilizarse a los leridanos de forma “cívica, pacífica y respetuosa contra el abuso que supone esta actuación inexplicable” la Plataforma de Entidades Culturales de Lleida.

En Aragón también están convocados. Pero a recibir “con aplausos” las obras en Sijena. La plataforma Sijena Sí, que ha llegado a lanzar octavillas en el interior de varios museos catalanes reclamando las piezas, ha pedido a “toda la ciudadanía” que apoye el regreso de los bienes al monasterio oscense. La plataforma, tras criticar que se haya evitado cumplir la orden que ha llevado a que “se tenga que hacer por la fuerza”, ha insistido en que el conflicto no es “un enfrentamiento entre dos comunidades hermanas”. Pese a eso aseguran que el regreso de las piezas se celebrará con cava aragonés.

Más información