Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acoso escolar sale del salón de clases en una película colombiana

'Mariposas verdes', del director Gustavo Nieto Roa, explora las relaciones de familia y lo que rodea a los jóvenes víctimas de matoneo

Una de las escenas de la película 'Mariposas verdes'.
Una de las escenas de la película 'Mariposas verdes'.

Gustavo Nieto Roa (Tunja, 1942) es un director de cine colombiano que ha hecho más de 20 películas y otras tantas telenovelas, series y documentales. Aunque hasta hace tres años había intentado hablar de todo en sus trabajos, no se le había ocurrido llevar al cine la historia de los jóvenes que sufren acoso escolar. “Me di cuenta de lo grave que pasaba solo hasta que encontré la noticia de Sergio Urrego”, explica. Habla del estudiante de 16 años que se suicidó en Bogotá tras ser víctima de homofobia en su escuela.

Nieto Roa quiso contar la historia de Urrego, que en 2014 saltó al vacío desde un cuarto piso de un centro comercial, y aunque en principio tuvo la aprobación de la mamá del joven para hacerlo, después de un año de trabajo en el guion, ella y el padre del estudiante se opusieron a la idea. No querían exponer a su familia, a pesar de que el caso ya era titular de prensa. “Tuve que replantear la historia, pero ya había investigado lo suficiente para saber que no era un caso único”. Del bullying en las escuelas no se había hablado en voz alta en Colombia hasta que se conoció la noticia de Urrego. El país se indignó, se abrió un debate sobre la discriminación legitimada, algunas veces, por los maestros y las directivas de los centros educativos, y aparecieron más casos.

El realizador recorrió varias instituciones del país y encontró a personas atormentadas por el rechazo, marginadas por su orientación sexual. “Es una historia de ficción con hechos reales, que muestra la brecha entre padres e hijos, la soledad de los jóvenes”, dice sobre Mariposas verdes, que hasta la semana pasada estuvo en discusión en la Corte Constitucional que tuvo que resolver una demanda del papá de Sergio Urrego que buscaba prohibir la película. El tribunal le dio la razón al cineasta que se defendía con el argumento de que la historia no era biográfica ante el padre que insistía en que la producción iba en contra del buen nombre de su hijo.

La película estuvo unas semanas en cartera, ha pasado por algunos festivales y desde hace un par de meses puede verse en Internet por cuatro dólares. “Quisimos no depender de las distribuidoras, que estuviera disponible en cualquier parte del mundo, es un historia universal”, asegura Nieto Roa, que destaca la actuación de los actores mexicanos Cecilia Suárez y Julio Bracho. Según el director, en México y Perú se han registrado la mayoría de descargas de la película. “Es un tema que nos toca a todos y del que todavía somos tímidos para hablar”, dice. La Corte Constitucional la describe en otras palabras en el fallo que evitó que la prohibieran. “La película Mariposas Verdes desarrolla un tema de interés público, a través de la presentación de manifestaciones de discriminación fundadas en la orientación sexual e identidad de género”, señala el tribunal.

En Colombia, según un estudio de la Fundación Plan, el 77,% de los estudiantes ha sufrido acoso y a pesar de que existe una ley para luchar contra el matoneo escolar, muchos casos siguen quedando en silencio. “Las instituciones y las familias se niegan a aceptar esta realidad, la película es una invitación para que reflexionemos”, señala el director, que se atreve a debatir sobre la soledad de los jóvenes que quieren ser libres. “Es tiempo de aceptarnos”, es la premisa de la película que quiere sacar los problemas de los estudiantes del ruido por el que terminan ignorados en las aulas de clase.