Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Feria del Libro dedicada a Jorge Luis Borges se la llevó un youtuber

El chileno Germán Garmendia fue la estrella del evento, con 8.000 ejemplares vendidos

Germán Garmendia saluda a sus fans en la Feria del Libro
Germán Garmendia saluda a sus fans en la Feria del Libro

La 42 edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, dedicada a Jorge Luis Borges por el trigésimo aniversario de su muerte, sucumbió al furor adolescente provocado por el youtuber chileno Germán Garmendia. Con 8.000 ejemplares vendidos y una cola de jóvenes impacientes por conocer a su ídolo, el joven autor opacó a otros protagonistas, como el nuevo director de la Biblioteca Nacional y orador en la apertura, Alberto Manguel; la viuda de Borges, María Kodama; y el Nobel peruano Mario Vargas Llosa, entre otros.

"Terminamos muy satisfechos", dice Oche Califa, el director de la Fundación El Libro, organizadora de la Feria, en su último día. Por tercer año consecutivo, la cifra de visitantes rondó los 1,2 millones en 19 días. Califa admite que abordaron la exposición "con mucha cautela porque es un principio de año con una situación económica difícil", pero opina que la fuerte campaña publicitaria ayudó a hacer visible la diversidad del programa y atraer a públicos muy dispares.

"Si uno toma las presencias más masivas en sala va a ver que tiene a un monje alemán, Anselm Grün; a un premio Nobel de Literatura (Vargas Llosa); a un periodista político, Víctor Hugo Morales; a Rick Yancey (literatura juvenil) y la presentación de la serie de Disney Soy Luna", detalla Califa.

El sector con mayor crecimiento fue el de los lectores adolescentes, con cada vez más editoriales interesadas en ellos. Es el caso del gigante Penguin Random House, que batió el récord de ventas con el libro #chupaelperro del youtuber chileno Germán, al que siguen casi 28 millones de personas en su canal de YouTube. Cual estrella de rock, el joven de 26 años provocó escenas de llanto y nerviosismo entre las filas de niños y adolescentes que el sábado aguardaban impacientes su turno para conocer a ídolo. En total, Germán pasó diez horas firmando ejemplares. "Es totalmente ajeno al mundo editorial", reconoce Florencia Ure, gerente de comunicación de la editorial. "Chiquitos que salen llorando, que vienen con las madres, nunca vi una cosa igual", asegura Ure.

A su juicio, es demasiado pronto para saber si el fenómeno booktuber es temporal o se consolidará, pero opinó que es bienvenido. "Los pibes (niños) sí leen. Leen blogs, chatean, es otro modo de leer y escribir. Me parece muy pacato decir que porque no leen a Salgari, no leen", indica Ure. También desde la dirección de la Fundación El Libro son precavidos al hablar sobre el boom de la literatura adolescente. "No sé si hay más adolescentes o si siempre vinieron y no eran detectados como tales. Hoy son una masa que se visualiza mucho con el encuentro de booktubers, de bloggeros y con autores como Yancey", opina Califa. Señala que otros fenómenos, como el de la literatura política, son más estacionales y era fácil prever que su relevancia disminuiría respecto a 2015, un año electoral que estuvo marcado por el fin del kirchnerismo y la llegada a la Presidencia de Mauricio Macri.

La grandes editoriales, como Penguin Random House y Planeta, superaron las ventas del año pasado, ayudadas por sus best-sellers Nacido bajo el sol de acuario, de Florencia Bonelli y El cerebro argentino, de Facundo Manes, respectivamente. La mayoría de pequeñas firmas mantuvieron números similares a los de la última edición y, en previsión de un año difícil, aumentaron los stands colectivos, como el de 7 logos. "Teníamos bastante incertidumbre, pero nos fue muy bien", señaló Ezequiel Fanego, codirector editorial de Caja Negra, una de las editoriales de 7 Logos. "La primera razón para juntarnos fue reducir costos, pero hay otros aspectos muy valiosos, como que cada uno contribuye con su público y hay una circulación más rica en el stand".