El último favor de Auclair

Una periodista francesa desencadenó el informe policial al reclamar datos para una biografía sobre Lorca

Marcelle Auclair, escritora francesa y amiga de Federico García Lorca.
Marcelle Auclair, escritora francesa y amiga de Federico García Lorca.Marisa Florez

Ni uno ni otra lo sabrán ya, pero el último favor que Marcelle Auclair (Montluçon, 1899- París, 1983) le hizo a su amigo Federico García Lorca consistió en abrir la hermética puerta que la dictadura había colocado sobre un asunto que arrastraría durante sus cuatro décadas de vida: el crimen del poeta más universal de la historia de España.

Auclair, periodista, escritora y madre de la actriz Françoise Prevost (nació de su matrimonio con el escritor Jean Prévost), fue una hispanista pionera en indagar en la figura de Lorca, gran amigo suyo. “Federico era un buen compañero. Nos reíamos juntos como locos, era de morirse de risa, fíjese, un autor tan dramático”, explicaba Auclair en una entrevista publicada en EL PAÍS el 31 de mayo de 1979, con motivo de la presentación de su libro sobre Teresa de Jesús, uno de los muchos que dedicaría a figuras religiosas.

Federico es uno de los grandes poetas de este planeta”, afirmaba en 1979

Antes había publicado Infancias y muerte de García Lorca, que salió en Francia en la editorial Seuil en 1968 y se tradujo cuatro años después por primera vez al español fuera de España gracias a la editorial mexicana Era. En la obra se reproducen fotografías del poeta tomadas por la propia Marcelle Auclair el 26 de febrero de 1933 en Toledo, previas al estreno de Bodas de sangre, durante una jornada que compartió con García Lorca, el diplomático chileno Carlos Morla Lynch y el aviador Francisco Iglesias en la finca El Cigarral de la familia Marañón, según cuenta Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, nieto del médico y pensador.

En aquella entrevista de 1979, la escritora lamentaba que su muerte oscureciese su obra. “Para mí Federico es uno de los grandes poetas de este planeta, pues no sólo hace versos, sino que está lleno de poesía. Es un extraordinario autor dramático, pero mejor poeta”. El libro de Marcelle Auclair fue una de las primeras tentativas de escribir sobre la muerte de Lorca. Intentó entrevistar, sin éxito, a Ramón Ruiz Alonso, diputado de la CEDA, uno de los que se presenta con la orden de detención del poeta en el cuartel de Falange, según el informe de la Brigada Regional de Investigación Social de Granada de 1965. Y es su petición de información a la embajada española en Francia la que desatasca el hermetismo oficial.

En mayo de 1965, el ministro de Asuntos Exteriores, Fernando María Castiella, escribe a su homólogo de Gobernación, Camilo Alonso Vega, sobre el proyecto de Auclair para escribir una biografía de García Lorca. “No creo que debamos dejar de contestar al ruego que la referida escritora francesa ha elevado a nuestro embajador en París”, señala Castiella en una carta del 25 de junio de 1965.

Sobre la firma

Tereixa Constenla

Corresponsal de EL PAÍS en Lisboa desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera en Andalucía. Es autora del libro 'Cuaderno de urgencias'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción