Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La RAE justifica la inclusión de la acepción peyorativa de gitano por su uso lingüístico

Una asociación de gitanas ha convocado una concentración de protesta ante la institución

La Academia de la Lengua defendió anoche en un comunicado la inclusión en la 23ª edición del Diccionario de determinadas acepciones peyorativas de las palabras de gitano y gitanada debido a su vigencia en el uso por parte de los hablantes. Tras la reunión de los académicos en su pleno de los jueves, la RAE emitió una nota en la que aclara que la inclusión de palabras o acepciones en el Diccionario "no es fruto de una invención o de la voluntad arbitraria de la Academia, sino que obedece a la obligada incorporación a este repertorio lexicográfico de los usos léxicos del español utilizado en la realidad".

La nota es la respuesta a la concentración convocada por la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad ante la sede de la institución entre las 11.00 y las 13.00, que coincidirá con el desarrollo del simposio internacional sobre el futuro de los diccionarios que se está desarrollando desde el miércoles.

El colectivo protesta por la inclusión de una acepción (la quinta) del término gitano/a que se equipara a "trapacero". Este a su vez se define como: "Que con astucias, falsedad y mentiras procura engañar a alguien en un asunto". En una nota, la asociación considera que "el término es obsoleto" y contribuye a "alimentar una serie de prejuicios y estereotipos que ya existen sobre nuestro pueblo".

Por su parte, la Academia recuerda que examinan "con cuidado" todos los casos que se les plantean para eliminar palabras que "en el sentir de algunos, o reflejan realidades sociales que se consideran superadas, o resultan injustificables para determinas sensibilidades" y que el hecho de incluirlos en el Diccionario "no está incitando a nadie a ninguna descalificación ni presta su aquiescencia a las creencias o percepciones correspondientes". "Al plasmarlos en el Diccionario, el lexicógrafo está haciendo un ejercicio de veracidad, está reflejando usos lingüísticos efectivos".

Las quejas de la comunidad gitana fueron apoyadas por la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, que pidió en su informe anual de 2013 que la RAE examinase dos acepciones de gitano y gitanada por considerarlas discriminatorias. Ambos artículos, según los académicos, "fueron modificados en relación al texto de la 22ª edición del Diccionario publicada en 2001". La Academia envió a la Defensora la documentación lexicográfica "que acredita que ninguna de las acepciones reseñadas, tanto las de contenido neutro como las positivas y las peyorativas, es ajena al uso del español literario y hablado desde 1500 hasta hoy mismo".   

Más información