Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primera batalla, parte de bajas

Reacciones encontradas de creadores, miembros de la industria e internautas

Estas son las primeras reacciones en caliente después de que el Congreso rechazara esta noche por dos votos de diferencia (20 a 18) la conocida como ley Sinde, que pretende cerrar las webs de descargas. El Gobierno tendrá aún una oportunidad de incluir de nueva la disposición mientras la Ley de Economía Sostenible se discuta ahora en el Senado.

Antonio Guisasola, presidente de Promusicae. "El Parlamento está lanzando un mensaje muy claro: la industria cultural en España debe plantearse cerrar y su modelo productivo es el del robo. La ley Sinde ya no era gran cosa, nos alejaba del modelo europeo, pero es que ahora nos expulsa completamente y nos envía al tercer mundo cultural".

Jesús Encinar, fundador del portal inmobiliario Idealista.com. "Me ha parecido algo emocionante, me ha puesto los pelos de punta. Por una vez parece que la sociedad y los políticos pueden hacer algo a la vez. Era una ley totalmente infame y que ponía a un Estado a supervisar las webs que se pueden ver o no. Y una ley que dejaba a España al nivel de Irán. Por ahora se mantiene la Internet que queremos".

Pedro Pérez, presidente de la FAPAE (asociación de productores de cine). "Sin entrar en tecnicismos, los grupos parlamentarios no han estado a la altura de las circunstancias. No han tomado nota de un gravísimo problema que puede convertir en raquítico el mundo de la cultura. Ha habido una mala presentación, se ha dado la impresión de que el Parlamento trabajaba para las grandes compañías extranjeras y sin embargo, la piratería diezma o liquida al pez chico antes que al grande. La responsabilidad del Parlamento tiene que ser equiparar las garantías sobre la propiedad intelectual a cualquier otra propiedad privada cuanto antes".

Antonio María Ávila. Director Ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España. "La clase política ha dado una lección de inmadurez impresionante. España se queda sin un instrumento vital contra la piratería y se descuelga del resto de los países de la OCDE, que, como Reino Unido, ha aprobado legislaciones más duras. España seguirá en la lista de la piratería y la famosa potencia cultural que dicen que es empezará a debilitarse. Las empresas se plantearán marcharse a los países que las protegen. Los llamados activistas no se quejan del precio del ADSL, por otro, los políticos han mercadeado con asuntos ajenos a la ley. Tomamos nota. Vamos a pedir una legislación más dura".

Álvaro Ibáñez, del blog Microsiervos. "Es una pequeña victoria para los internautas pero también los creadores de contenidos. Se ha olvidado que muchos de los que estábamos en contra también somos creadores. Se ha usado mal ese término por parte de la gente que presentaba la propuesta de ley, que, más bien, representa a las multinacionales y a unos pocos artistas".

Álex de la Iglesia. Presidente de la Academia del Cine. El cineasta pasó "seis horas" en el Eskup de EL PAÍS comentando la ley Sinde: "Necesitamos una ley que controle las descargas de Internet. Puede que la de Sinde sea imperfecta, parcial, o pueda ser malinterpretada, pero es una ley. Nadie se mete con el usuario, que puede compartir la información como siempre. No hay otra [ley] mejor. Nadie, excepto la ministra, ni siquiera en su propio partido, la ha apoyado convenientemente".

Paloma Llaneza. Abogada especialista en nuevas tecnologías. "La filtración de los cables de Wikileaks, además, el cómo se había cocinado esta ley, ha tenido un impacto en la decisión final. Aunque el gran problema ha sido que el Gobierno no tiene capacidad de negociación económica con CiU y a los partidos nacionalistas les viene bien quedar con su electorado. Pero el problema de la industria cultural no se solucionaba tampoco con la Ley Sinde. Si inicias un proceso administrativo que puede durar unos tres meses a las páginas les da tiempo a migrar a otro lugar. Es poner puertas al campo. La industria cultural lo que tiene es un problema de reconversión".

Plataforma Red Sostenible. "Estamos muy contentos. La sociedad civil ha estado vigilante y muy madura. De algo sirve defender Internet, porque sin él no hubiera sido posible".

Lorenzo Silva. Escritor. "Que se tumbe una ley timorata y comedida como ésta solo da la medida de lo que es la cultura en este país. En cualquier caso, no creo que la solución pasara solo por medidas legales, falta una labor de educación y un posicionamiento por parte de la industria cultural más inteligente, audaz e imaginativo del que se ha hecho hasta ahora. La oferta, tiene que ser ingeniosa, trabajar más, y la demanda ?el consumidor? tiene que tener una solidez ética de la que carece. Hoy mismo han colgado en 10 o 15 blogs mi último libro, cuando por fin alguien lo ha logrado escanear. ¿Qué libertad expresan esos blogs? ¿Cuál es la libertad que coartaba la ley?".

Julio Alonso, Fundador de Weblogs S. L., líder en publicaciones temáticas online en español. "El Gobierno se lleva un palo gordo porque le han tumbado la ley y el asunto vuelve a estar en la agenda política. El hecho de que a la vez se hayan destapado los cables de Wikileaks ha hecho que lo que veníamos denunciando quede más patente. Lo que me gustaría que sucediera es que se abriese un periodo de debate más tranquilo, en el que tiene que intervenir todos para ver cómo se consiguen preservar los derechos tanto de usuarios como de los autores".