Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Miguel Hernández más a la luz

Rehabilitado ya por la historia, Miguel Hernández debe vivir en este año de su centenario la reivindicación más justa y luminosa de su figura. El poeta autodidacto, el poeta con tres heridas: la de la vida, la de la muerte y la del amor, ha conseguido el reconocimiento a su martirio tras haber sido arrojado a una muerte que pudo haberse evitado por las autoridades franquistas, como muy bien prueba Eutimio Martín en su biografía publicada por Aguilar.

Pero una vez construida la leyenda y el mito de un autor singular y poco afortunado en vida, caben otros riesgos. Su obra, corta, pero memorable, desde, Perito en lunas a El rayo que no cesa, Labrador de más aire o el Cancionero y romancero de ausencias, fue forjada entre rebaños, cárceles y frentes de guerra.

Más información
La vida breve de Miguel Hernández
El Gobierno se vuelca con Miguel Hernández
El nombre de Miguel Hernández, oficialmente limpio
La senda del poeta más concurrida
Por la dignidad de un poeta
El reo Miguel Hernández
El Gobierno reparará la memoria del poeta Miguel Hernández
La familia del poeta pide "unión" ante el centenario
La huella viajera de Miguel Hernández
Miguel Hernández, hijo predilecto de Alicante

Alimentada por inspiraciones transparentes de sus lecturas entre místicos, Góngoras y contemporáneos, alentada por verdaderos amigos como Ramón Sijé, José María de Cossio o Vicente Aleixandre y perdonada por otros poetas consagrados de la época que miraban al pastor con aspiraciones líricas por encima del hombro.

Sufrió desprecios y desgracias en vida, desde el hambre y la pobreza que tuvo que soportar por su condición humilde al ninguneo de su categoría por algunos que no querían dejarle entrar en los círculos. Fue por un tiempo fervoroso cristiano y en otro comprometido soldado republicano. Su vida transcurrió a mitad de camino entre muchos bandazos, como hijo de la luz y de la sombra.

Que la posteridad no le manche ni le humille ahora tampoco. Que la gestión de sus derechos por parte de los herederos y esa oscura marca que los gestiona a través de la Sociedad Centenario Miguel Hernández no den al traste por ceguera con la justa y necesaria celebración de su obra. Que salga todo lo bueno a la luz y regatee por una vez las sombras. Sobre todo las de la explotación avariciosa de su limpio legado.

El poeta Miguel Hernández, en una fotografía tomada en Cartagena (Murcia) en el año 1933
El poeta Miguel Hernández, en una fotografía tomada en Cartagena (Murcia) en el año 1933FOTOGRAFÍAS DE HEREDEROS DE MIGUEL HERNÁNDEZ
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS