Columna

La parrilla

En aquellos tiempos en los que todavía existía ese pantone del vacío catódico llamado carta de ajuste, los televidentes buscaban con avidez la guía que les permitiría saber qué echaban esa noche