Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luz gentil para el 'shabat'

Un apagón dejó a oscuras la ciudad israelí de Ashkelón años atrás, bajo el Gobierno de Ariel Sharon. Entonces, un alto cargo del Ministerio de Infraestructuras ordenó trasladar a una central eléctrica la maquinaria pesada necesaria para reparar la avería. Así se hizo. Nada anormal, en principio. Y nada más habría sucedido si no hubieran entrado en juego los poderosos partidos ultraortodoxos judíos, que montaron en cólera. ¿Por qué? Porque todo esto ocurrió entre el anochecer del viernes y la caída del sol de un sábado. El citado funcionario violó el precepto de no trabajar en shabat. Además, claro está, la maquinaria tuvo que ser trasladada en un camión: otra infracción a las leyes religiosas referentes al día sagrado de los judíos. Políticos fundamentalistas amenazaron con abandonar el Ejecutivo si no era cesado fulminantemente. Efectivamente, el funcionario dimitió.