Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jesús Rodríguez

Guerra 3.0

Las guerras del siglo XXI son híbridas y también convencionales, de alta y baja intensidad, con divisiones acorazadas y virus informáticos. Vivimos el momento de mayor incertidumbre de la historia reciente

Fotos

Entre Andalucía y el Reino Unido

La Línea de la Concepción ha sufrido estoicamente su condición de ciudad frontera. Tiene una renta por habitante cinco veces inferior a la de sus vecinos, los llanitos, ciudadanos británicos. En torno a 10.000 de sus habitantes cruzan a diario la verja para trabajar en Gibraltar. Otros muchos viven de la economía sumergida del contrabando de tabaco.

La última colonia de Europa

Territorio británico desde 1715, hasta los años 80 vivió del presupuesto de la metrópoli, especialmente de los astilleros militares. A partir de ese momento, Gibraltar logró mayor independencia y sobre todo, suficiencia económica. Hoy no le cuesta una libra a Londres. Su modelo financiero basado en la opacidad y la baja tributación han atraído negocios como el de los seguros o el del juego electrónico.

España al norte de África

Ceuta es un trozo de Europa en el norte de África, una ciudad de 85.000 habitantes de los que la mitad son de origen musulmán. Hay más mezquitas en su territorio que iglesias católicas. Aquí se juntan algunos de los barrios más peligrosos de España, con una de las mayores guarniciones militares

Tánger, la imagen del nuevo Marruecos

Con 700.000 habitantes, olvidada durante medio siglo y con una gran herencia internacional. Bajo el reinado de Mohammed VI se ha convertido en una de las ciudades más dinámicas de Marruecos y del Estrecho. Tiene un futuro turístico y en torno a ella se ha creado un nudo de comunicaciones de seguridad militar en el Estrecho y de comercio con los puertos Tánger Med 1 y 2.

Los centinelas del Estrecho

Los tres ejércitos y todas las fuerzas de seguridad del Estado, incluyendo el brazo armado de Hacienda, Vigilancia Aduanera, trabajan en el Estrecho. No se trata solo de impedir los tráficos ilícitos sino de defender los intereses militares y comerciales de España y la Unión Europea.