Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sínodo de la Amazonia reaviva la protesta de las mujeres católicas

Una manifestación reivindicará el jueves en el Vaticano un mayor papel en la Iglesia y denunciará los abusos sufridos por las religiosas

Varias monjas durante la misa por los refugiados celebrada este domingo en la plaza de San Pedro, en el Vaticano.
Varias monjas durante la misa por los refugiados celebrada este domingo en la plaza de San Pedro, en el Vaticano. AP

El Sínodo sobre la Amazonia, que se celebrará a partir del próximo domingo en el Vaticano hasta el 27 de octubre, se ha convertido en una inesperada plataforma para discutir sobre cuestiones largamente aplazadas como los derechos de las mujeres en la Iglesia y el celibato. Desde dentro, y también desde fuera del aula sinodal. Sobre la segunda cuestión, todo el debate girará en torno a la posibilidad de ordenar a hombres casados en lugares remotos del planeta donde no existen vocaciones para ordenar a nuevos sacerdotes. Sobre la primera, una reivindicación cada vez más sonora en la Iglesia, la presión comenzará el próximo 3 de octubre con una manifestación en la plaza de San Pedro.

El papa Francisco se propuso a su llegada abrir poco a poco la puerta a las mujeres en la Iglesia, incluyéndolas también en puestos relevantes de la curia y aumentando su peso en la toma de decisiones. Hasta el momento los avances no han sido relevantes, consideran todas las asociaciones e incluso voces internas como quienes formaron la redacción de Mujeres, Iglesia y Mundo, la revisita femenina que editaba L’Osservatore Romano, periódico oficial de la Santa Sede. El equipo, liderado por Lucetta Scaraffia, dimitió tras percibir que su línea editorial incomodaba al Vaticano. La polémica no cesa. Y la semana pasada un grupo de mujeres protestó en Alemania ante los preparativos de una suerte de sínodo que realizará la Conferencia Episcopal Alemana que, por primera vez, pondrá sobre la mesa cuestiones como el sacerdocio de la mujer o el celibato.

Una de las principales asociaciones que convoca la protesta del próximo jueves, Voices of Faith, ha peleado activamente desde el último Sínodo para los Jóvenes por poner el asunto encima de la mesa. En aquel encuentro una docena de mujeres participó en los debates, pero ninguna fue autorizada a votar el texto final. La Unión de Superioras Generales (UISG) exigió entonces que se cambiase la norma para permitir, al menos, que las representantes de las Congregaciones religiosas que participaban pudieran votar. El sufragio en este tipo de celebraciones ya es una realidad entre religiosos hombres (no sacerdotes).

En el próximo encuentro habrá 180 padres sinodales con derecho a voto. Pero sigue estando vetado para las monjas, que volvieron al centro de la polémica durante el último sínodo a causa de los abusos permanentes que sufren en conventos de todo el mundo impunemente. "Esto es incorrecto e injusto porque los hermanos religiosos tienen el mismo estatus canónico que las religiosas superiores. Solo pedimos igualdad e inclusión", explicó Stephanie Lorenzo, portavoz de Voices of Faith, en una entrevista con Europa Press. "El Sínodo de la Amazonia que comenzará a principios de octubre es clave para la Iglesia católica y ninguna mujer tiene capacidad de voto", insistió Lorenzo.

En la celebración de la protesta participarán religiosas de todo el mundo, como la catalana Teresa Forcades o Doris Wagner, teóloga y exmonja alemana que sufrió abusos por parte de un sacerdote que luego se convirtió en un alto cargo de la Santa Sede (precisamente del departamento que investiga este tipo de delitos).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >