Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez promete subir el gasto en Educación hasta el 5% del PIB

La medida, que ya se contempló en el programa electoral del PSOE, supone superar el actual 4,24% del PIB e invertir 9.000 millones más en educación

Pedro Sánchez durante su discurso en el pleno de investidura, en el Congreso. En vídeo, Pedro Sánchez propone una inversión educativa del 5% del PIB.

Pedro Sánchez ha asegurado hoy que, si logra salir investido, su Gobierno promoverá un acuerdo para que la inversión en Educación alcance el 5% del PIB (la media de los países europeos es del 5,04%), lo que supondría un total de 9.000 millones de euros más, unos 1.200 al año. El gasto en 2017 superó los 49.400 millones de euros. No es una medida nueva: el PSOE ya contemplaba ese objetivo para 2025 en su programa electoral.

El presidente en funciones, que ha hablado de una "apuesta decidida por la educación", ha propuesto al resto de grupos la firma de un acuerdo para blindar ese 5% "con independencia de la coyuntura económica y también de los gobiernos que haya en los años sucesivos". Esa subida conllevaría superar el 4,24% del PIB actual y volver a los niveles de 2009, cuando rozó el 5%. El descenso en esa partida se precipitó a partir de 2012, el año de los recortes, cuando pasó del 4,70% del PIB al 4,44%. 

Como gran novedad, Sánchez —que no ha mencionado la nueva ley educativa impulsada por el PSOE, cuya tramitación quedó bloqueada con el adelanto electoral— ha anunciado que convertirá a España en el primer país europeo que reconozca el "derecho a la educación a lo largo de toda la vida". Ha recordado que el modelo actual se centra en la formación durante las dos primeras décadas de la vida, una fórmula que ya no es útil por la "permanente" necesidad de adquirir nuevas habilidades que demanda del mercado laboral. La educación a lo largo de toda la vida está incluida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, de las Naciones Unidas.

Ese cambio, ha adelantado Sánchez, conllevará la creación de "nuevos sistemas formativos que no existen", en los que convivirán universidades, centros de Formación Profesional públicos y privados y empresas. El objetivo de ese nuevo modelo educativo "flexible" y "adaptado a la realidad laboral" es permitir a los ciudadanos "reiniciarse profesionalmente cuando lo necesiten".

España tiene una de las peores tasas de escolarización en FP de los países de la OCDE: solo el 12% de los alumnos están matriculados en esos estudios (la media de los países pertenecientes a la organización se sitúa en el 26%). En relación a la población con estudios superiores (universitarios y FP superior), en España alcanza el 36,4%, similar a la media europea (34,3%) y de los países de la OCDE (37,7%). 

Otra de las novedades es la revisión del currículo escolar básico, para lo que se creará un instituto de desarrollo curricular e innovación educativa, que se gestionará en colaboración con las comunidades autónomas. También la creación del estatuto del becario, para asegurar la retribución de las prácticas formativas y para evitar el encadenamiento de las mismas. En materia de estudios superiores, Sánchez ha anunciado una nueva ley orgánica de universidades para actualizar su funcionamiento y evitar así "el divorcio" que se está produciendo entre la Universidad y el mundo.

Sobre la transformación digital del sistema educativo, ha recordado su compromiso de incluir en un plazo de un año un módulo sobre digitalización en cada una de las titulaciones de FP, así como la creación de 80 nuevas ofertas formativas dentro del ámbito de las STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas en sus siglas en inglés), especializadas en áreas como fabricación inteligente, big data, drones o vehículos autónomos.

Universalización de la educación de 0 a 18 años

Sánchez ha recordado una de sus propuestas estrella: la universalización de la educación de 0 a 3 años. Para ello, el Gobierno permitirá a los ayuntamientos con superávit destinar hasta 300 millones de euros a la creación de escuelas infantiles públicas, y para los consistorios sin superávit se proveerán 30 millones de euros para ese fin. La intención, ha asegurado Sánchez, no es la obligatoriedad de matricularse, sino garantizar una oferta suficiente de plazas dentro de la red de escuelas públicas. Hoy, el 62% de los niños españoles entre cero y tres años no están escolarizados, con diferencias significativas entre comunidades: en el País Vasco el  52,4% de los niños de esa edad están matriculados, mientras en otras autonomías como Canarias ese porcentaje baja al 16,8%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información