Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El falso ‘invito yo’ del rector de la Rey Juan Carlos: 933 euros de dinero público en pagar unas cañas

La fiesta por el primer año de Javier Ramos en el cargo se celebró seis días antes de que estallara el escándalo del 'caso máster'

El rector Javier Ramos tras declarar en los juzgados.
El rector Javier Ramos tras declarar en los juzgados.

En marzo de 2018, el rector de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC), Javier Ramos, estaba de celebración: se cumplía un año de su victoria electoral aupado por su predecesor, Fernando Suárez, conocido como el rector plagiador. Ramos decidió organizar una fiesta en el reservado de un conocido pub irlandés del centro de Madrid. En la invitación de WhatsApp, a la que tuvo acceso EL PAÍS, el rector citaba a sus amigos en el local y precisaba: “Invito yo, pero solo a cerveza (y refrescos)”. Pero la cuenta, de 933 euros, no la pagó él sino esta universidad pública madrileña.

Ramos usó una tarjeta de crédito de la Rey Juan Carlos que él mismo solicitó cuando accedió al cargo. Los anteriores rectores no disponían de este medio de pago. Solo en el año 2018 Ramos desembolsó 6.102 euros con ella, la mitad en restaurantes pero también aparecen cargos en tiendas de informática, El Corte Inglés, Amazon y directamente en proveedores chinos de esta plataforma de compra online. Del gasto en restaurantes, 810 euros provienen de locales en Majadahonda, municipio en el que reside el rector y que se encuentra a 20 kilómetros del rectorado (Móstoles).

Un portavoz de la universidad reconoce que la fiesta en el pub se pagó con dinero público y la justifica así: “Al año del mandato el rector quiso agradecer su trabajo a los vicerrectores con un picoteo”. Sobre el resto de los gastos pagados con la tarjeta de crédito, el portavoz asegura: “Ninguno de los gastos es personal; todos son imputables a la universidad y todos tienen una memoria explicativa aprobada por el vicegerente de la universidad”. El director del área económica de la universidad, Pedro Valero, rehusó comentar los gastos del rector.

Al evento acudieron unas 40 personas, entre ellas la funcionaria Amalia Calonge, que fue imputada por cambiar la nota de la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes, y la profesora Maite Feito, enviada por el Gobierno autónomo al rectorado al estallar el escándalo. Ramos aseguró que apenas conocía a ambas.

La fiesta privada se celebró el 15 de marzo de 2018, apenas seis días antes de que estallara el caso máster que se saldó con la dimisión de la presidenta madrileña Cristina Cifuentes y la ministra de Sanidad Carmen Montón. Ramos mandó un mensaje de WhatsApp a sus amigos de la universidad. Aunque solo les invitaba a cerveza, también hubo canapés y alguna copa, aseguran dos de los invitados. “Ya vais conociendo mi afición por trabajar en equipo y celebrar con buena conversación y cerveza los hitos del camino, tanto los éxitos como los loables esfuerzos infructuosos”, arrancaba el mensaje el rector. 

“Invito yo, pero se trata de algo totalmente informal y entre amigos. Nada formal. No compromiso para quien no le venga bien. Todo PAS [personal de administración y servicios] y PDI [personal docente investigador] de la URJC será bienvenido (insisto que solo invito a cerveza, el complemento de rector no es para tanto)”, continúa. El texto se cierra con un emoticono sonriente. Ramos cobra un sobresueldo por el cargo de 1.453 euros y su salario de catedrático asciende a algo más de 3.000 euros mensuales.

El falso ‘invito yo’ del rector de la Rey Juan Carlos: 933 euros de dinero público en pagar unas cañas

Los gastos de la tarjeta del rector pueden consultarse en el portal de transparencia de la Rey Juan Carlos, concretamente en el apartado de contratos menores. El documento no precisa qué compró el rector, pero sí la empresa distribuidora o el restaurante en cuestión. Tampoco aparece la fecha exacta de la compra, pero está escrita la fecha de conformidad de la URJC.

Entre los gastos destacan casi 1.500 euros pagados en Amazon o en distribuidoras chinas de souvenirs o juguetes baratos en los que la tarjeta del rector pagó 12 compras. Algunos proveedores chinos trabajan con Amazon, como una juguetera (124 euros) o dos empresas que venden souvenirs de escasa calidad (mochilas, tazas, patinetes). Ramos también pagó 430 en una tienda online de electrónica, aunque la URJC tiene su propia suministradora informática. ¿Por qué se pagaron estas compras con la tarjeta del rector y no por la vía ordinaria? El portavoz de la URJC asegura que todos son gastos de representación. Sobre las compras a Amazon y tiendas chinas, el portavoz señala que el rectorado invita cada año a los hijos de los trabajadores a escribir una carta a los Reyes Magos y les entrega un detalle. Fuentes de la universidad aseguran que esta celebración se inició con Ramos y que debería haberse comprado a través de Asuntos Generales con un expediente de compra.

El rector anterior, Suárez, no tenía tarjeta propia de la URJC. Al principio, tampoco la tenía Ramos, que en 2017 pasó sus gastos como “atenciones protocolarias rector”, según se desprende del resumen de contratos menores de ese año. La mayoría fueron cuentas en restaurantes. En aquel momento solo tenía tarjeta en el rectorado Teresa Sánchez Magdaleno, la gerente, para pagos puntuales de suscripciones a revistas. Según relatan dos fuentes a este diario, Ramos intentó que se pagaran sus gastos con esa tarjeta, a lo que la gerente se negó. Posteriormente fue destituida. Ramos acabó teniendo tarjeta propia. Fuentes de la universidad aseguran que no hay una normativa específica que regule lo que se puede pagar con esa tarjeta.

El mandato de Javier Ramos ha sido polémico no solo por el caso máster, sino también por un negocio privado que el rector puso en marcha con otros cinco socios cuando aún era decano y que impulsó en su nuevo cargo. Podemos denunció a la Fiscalía la creación de un instituto aeronáutico y la construcción de un hangar con dinero público pero que utiliza una empresa para dar cursos a azafatas o mecánicos aéreos. El ministerio público archivó la acusación porque se apoya "únicamente en informaciones periodísticas".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >